Acnur accede a campos de refugiados en Tigray y denuncia malnutrición

Antes de que estallara la crisis en la región etíope de Tigray, en estos dos campos había unos 50 000 eritreos que habían huido de la violencia en el país vecino

Antes de que estallara la crisis en la región etíope de Tigray, en estos dos campos había unos 50 000 eritreos que habían huido de la violencia en el país vecino

Antes de que estallara la crisis en la región etíope de Tigray, en estos dos campos había unos 50 000 eritreos que habían huido de la violencia en el país vecino. Foto: Reuters

a Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) informó este martes 19 de diciembre de 2021 de que ha logrado finalmente acceder a dos campos de refugiados eritreos en Tigray (Etiopía) que habían quedado aislados tras dos meses de conflicto, y halló graves síntomas de malnutrición y falta de acceso a necesidades básicas.

Decenas de miles de refugiados en los campos de Mai Aini y Adi Harush "necesitan desesperadamente suministros y servicios, después de que el conflicto forzara a los trabajadores humanitarios a dejar la zona", señaló en rueda de prensa el portavoz de Acnur Babar Baloch.

Antes de que estallara la crisis en la región etíope de Tigray, en estos dos campos había unos 50 000 eritreos que habían huido de la violencia en el país vecino, y al menos hay otros dos campos de refugiados en la región, con cerca de 50 000 refugiados más, a los que Acnur todavía no ha logrado acceder.

Baloch indicó que el acceso de la agencia de la ONU a Tigray sigue siendo muy limitado, y las autoridades etíopes les autorizaron por ahora a realizar una única visita a los dos campos, para analizar las necesidades más urgentes de sus habitantes.

En el informe tras la visita, Acnur señala que los pozos en los campos no funcionan, por lo que los refugiados no tienen agua potable y muchos han caído enfermos al usar la de ríos cercanos para beber y cocinar.

En los dos meses de bloqueo, sólo recibieron ayuda alimentaria en una ocasión, gracias al Programa Mundial de Alimentos, que gestiona una posible segunda entrega en breve, indicó la fuente oficial.

Los edificios de las dos instalaciones y los refugiados no han sufrido directamente ataques en el conflicto iniciado en noviembre en Tigray, aunque "fueron amenazados y acosados por varios grupos armados" que saquearon los campos, relató Baloch.

Acnur sigue en contacto con el Gobierno de Etiopía para restablecer su presencia en estos campos, señaló el portavoz.

Suplementos digitales