Enfrentamientos en la Penitenciaría del Litoral deja…
Restaurantes, que funcionan como bares, se hallaron …
Estas son las razones más comunes por las que le pue…
Una persona herida en accidente de tránsito en Guayllabamba
La lluvia causó estragos en Quito, el sábado 12 de j…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…

Sudáfrica detecta primeros casos de variante coronavirus surgida en India

Los cuatro casos positivos de la variante de la India se detectaron en las provincias de Gauteng y KwaZulu-Natal, en Sudáfrica. Foto: Reuters

El Ministerio de Salud de Sudáfrica dijo este sábado 8 de mayo del 2021 que había detectado los primeros cuatro casos de una nueva variante de coronavirus que surgió en India y era responsable de un aumento de infecciones y muertes en el país asiático.

Las pruebas también detectaron 11 casos de la variante B.1.1.7 detectada por primera vez en el Reino Unido, agregó el ministerio en un comunicado.

“La Red de Vigilancia Genómica en Sudáfrica confirmó hoy que se han detectado dos variantes de preocupación, además del B.1.351 que ya domina en Sudáfrica,” aseguró el ministro de Salud, Zweli Mkhize.

Los cuatro casos positivos se detectaron en las provincias de Gauteng y KwaZulu-Natal, y todos tenían un historial de viajes a la India, que el sábado 8 de mayo registró su mayor número de muertos por COVID-19 en un solo día, con 4.187 decesos.

De las 11 personas infectadas con la variante del Reino Unido, ocho se encontraron en el Cabo Occidental, dijo Mkhize, y agregó que la cepa B.1.1.7 se detectó en muestras comunitarias y que esta transmisión comunitaria sugerida ya se había establecido.

En Sudáfrica, el país más afectado de África en términos de infecciones y muertes, la segunda ola fue impulsada por su propia variante que rápidamente dominó las infecciones en todo el país.

Sudáfrica ha ordenado decenas de millones de dosis de vacunas a Johnson & Johnson y Pfizer, a medida que busca acelerar su lenta campaña de vacunación masiva, con solo 382 480 trabajadores de la salud de primera línea inoculados de una población de 60 millones.