Rastreo de covid-19 se amplió en distrito de Los Río…
Películas violentas están prohibidas en el transport…
Biden asegura que la solución entre israelíes y pale…
Sismo de magnitud 6.6 sacude la zona centro y sur de Chile
¿Cómo realizar el cambio de domicilio electoral por …
Fiscalía pide 40 meses de cárcel para Esteban Celi, …
3 927 vehículos en los patios de retención de la AMT…
¿Vas a postular a una carrera universitaria? Aquí es…

El policía latino que sobrevivió a la guerra de Iraq y murió en Dallas a manos de un veterano de Afganistán

Patrick Zamarripa es uno de los cinco policías asesinados por Micah X. Johnson en Dallas. Foto: Infobae

Patrick Zamarripa es uno de los cinco policías asesinados por Micah X. Johnson en Dallas. Foto: Infobae

Patrick Zamarripa es uno de los cinco policías asesinados por Micah X. Johnson en Dallas. Foto: Infobae

La emboscada de un francotirador durante una protesta por la violencia policial terminó con un saldo de cinco policías muertos en Dallas, Texas.

Una de las víctimas fue identificada como Patrick Zamarripa, un oficial de origen mexicano de 32 años y padre de una niña de dos.

Al terminar la escuela secundaria, Zamarripa se inscribió en la Marina y luego combatió con las fuerzas estadounidenses en Iraq. Había sobrevivido a tres peligrosas misiones en el país de Medio Oriente, pero nunca imaginó que iba a morir trabajando como policía y a manos de Micah X. Johnson, un veterano de la guerra en Afganistán.

Patrick Zamarripa llevaba cinco años en el Departamento de Policía. “Regresó a Estados Unidos para proteger a la gente (…) Y ellos le arrebatan la vida”, declaró su padre Rick Zamarripa citado por el diario The Washington Post.

El padre contó que estaba viendo televisión el jueves por la noche cuando supo que una persona abrió fuego en el centro de Dallas, donde decenas protestaban por la muerte de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton Sterling, en Louisiana, a manos de la policía. Le escribió si se encontraba bien. “Sí papá, te llamo más tarde”, le respondió el hijo.

Pero la siguiente llamada provino del hospital donde falleció Zamarripa, quien solía describirse en redes sociales como un “adicto a la adrenalina del trabajo”.

“¡Amo a mi país, a Texas, a mi familia, a Dios, a mis amigos y a los deportes!”, señala el perfil en su cuenta de Twitter.

Suplementos digitales