Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 5 de agosto del 2021
El turista irá a las playas y destinos andinos en feriado
Juicio político a Pablo Celi pasa al Pleno, pero sin…
Más gente se volcó a laborar en las ‘app’ de transpo…
Cinco temas requieren de atención urgente en el Conc…
Roberto Custode: ‘Quito requiere mayor tecnología en…
Alarma por alto índice de desnutrición infantil en Ecuador
Brasil supera la marca de los 20 millones de contagi…

Pekín vuelve a confinarse y la actividad se paraliza ante nuevo brote de covid-19

Pruebas masivas de coronavirus se aplican a las personas que habitan cerca al mercado en donde se registró el brote, en Pekín. Foto: AFP

Pruebas masivas de coronavirus se aplican a las personas que habitan cerca al mercado en donde se registró el brote, en Pekín. Foto: AFP

Un hombre recibe los productos que ordenó en una zona residencial en el distrito de Xicheng, que está bajo cierre luego de un nuevo brote de coronavirus COVID-19 cerca del mercado cerrado de Xinfadi en Pekín, China. Foto: AFP

Un brusco rebrote del covid-19 en Pekín ha frenado en seco el retorno a la actividad económica en la capital china y ha afectado duramente a bares, restaurantes y actividades deportivas.

Tras descubrirse la semana pasada un foco de infección en un mercado mayorista, la municipalidad confinó varias zonas residenciales, instó a las empresas a autorizar el teletrabajo y pidió a los habitantes que no abandonen la ciudad.

El “reconfinamiento” por el covid-19 provocó este miércoles 17 de junio del 2020 el cierre de escuelas, y los dos aeropuertos internacionales anularon más de mil vuelos -un 65% del total diario- según la aplicación Variflight.

La municipalidad anunció el miércoles que Pekín registró 31 nuevos casos del nuevo coronavirus en las últimas 24 horas, una cifra que se ha mantenido estable por cuarto día consecutivo.

Apenas recuperados de largas semanas de cierre tras la explosión de la epidemia a principios de 2020, bares, restaurantes y comercios deben volver a cerrar e imponer restricciones a lo clientes: toma de temperatura, limitación de personas por cada mesa, etc.

La sala de deportes Break Fitness, en el barrio de Fengtai de Pekín, cerró sus puertas para someter a tests a su personal.

Pruebas masivas de coronavirus se aplican a las personas que habitan cerca al mercado en donde se registró el brote, en Pekín. Foto: AFP

La situación golpea duramente a los entrenadores pagados por hora, como Zhang Tong, que trabaja en el gimnasio Sculpture Fitness. Dice que no ha ganado prácticamente nada en seis meses

“Desde la reapertura, solo he trabajado algunos días” explica a la AFP. “Todo esto me afecta mucho”.

‘Preocupado’

En otros lugares de la ciudad, los bares del popular barrio de diversión de Sanlitun recibieron el martes por la noche la orden de “cerrar su actividad”.

Además, la municipalidad ha exhortado a evitar las “comidas de grupo” que no sean esenciales.

Preston Thomas, copropietario del restaurante gastronómico The View 3912, debió cerrar dos meses durante lo más alto de la epidemia, y su establecimiento “sigue convalesciente”, menciona.

“Tenemos 40 miembros del personal, y el alquiler que pagar” dice Thomas. “Estamos preocupados pero vamos a tratar de permanecer abiertos el mayor tiempo posible”. 

En los supermercados, los ciudadanos chinos retomaron las medidas de desinfección ante el nuevo brote del coronavirus en la capital. Foto: AFP

Bai Xue, una empleada del restaurante de cocina uigur Pinzhi Yili, declara que el número de clientes ha caído en dos tercios en los últimos días. “La situación es grave y la gente no quiere salir” se lamenta.

El establecimiento ha parado sus ventas de marisco y colocado un cartel indicando que no se suministra en Xinfadi, el inmenso mercado mayorista donde se originaron aparentemente las infecciones.

La fuente del rebrote epidémico, que ha dejado ya más de 130 enfermos en la capital, no es conocida. Pero el descubrimiento en este mercado del nuevo coronavirus en planchas para cortar salmón alimenta las sospechas en torno al pescado.

En línea

Wang Kai, propietario del pequeño bar Nina, ubicado e las callejuelas del viejo Pekín, espera recibir menos clientes esta semana y ser sometido a controles más estrictos.

Con el cierre del mercado de Xinfadi, que normalmente suministra el 70% de las verduras consumidas en Pekin, las autoridades y empresas tratan de garantizar el suministro de la capital.

Luego de registrar el rebrote, el Gobierno dispuso controles extremos de temperatura corporal a las personas que requieren el transporte. Foto: AFP

El gigante del comercio en línea JD.com dice haber aumentado sus compras de carne, frutas y verduras, y tener así un volumen “tres veces más importante” que de costumbre.

La provincia de Hebei, que rodea a Pekín, pidió a varios cantones agrícolas que vendieran y suministraran en prioridad a la capital, según la agencia de prensa China Nueva.

Los habitantes de Pekín son por su parte cada vez más reticentes en acudir a tiendas físicas, por miedo a atrapar el virus.

La muy popular aplicación móvil de suministro Meituan ha registrado un “alza significativa” de pedidos de clientes que piden se les traiga directamente a sus casas productos frescos.