Papa Francisco pide al clero de Sudán del Sur que luche con el pueblo y a favor de sus derechos

El papa Francisco y el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir (d), durante su encuentro. Foto: EFE/ Ciro Fusco

El papa Francisco dijo este sábado, 4 de febrero de 2023, a los religiosos y religiosas de Sudán del Sur, que su primer deber es "ensuciarse las manos" con este pueblo que sufre.

El papa reunió a los obispos y demás religiosos y religiosas de este país, el más joven del mundo ya que consiguió su independencia de Sudán en 2011, y recordó "las lágrimas de un pueblo inmerso en el sufrimiento y en el dolor, martirizado por la violencia", después de años de guerra que han dejado más de 400 000 muertos y una devastadora crisis alimentaria.

"Las aguas del gran río, en efecto, recogen el llanto desgarrado de vuestra comunidad, el grito de dolor por tantas vidas destrozadas, el drama de un pueblo que huye, la aflicción del corazón de las mujeres y el miedo impreso en los ojos de los niños", aseguró Francisco.

"Pero, al mismo tiempo, las aguas del gran río nos evocan la historia de Moisés y, por eso, son signo de liberación y de salvación", añadió sobre este país donde el 70% de la población se profesa cristiana y de estos el 40 % católica.

El papa advirtió a los religiosos del país que no piensen que "se pueden dar respuestas a los sufrimientos y a las necesidades del pueblo con instrumentos humanos, como el dinero, la astucia, el poder", sino que se requiere "docilidad".

Papa a favor del pueblo

"Ante el Buen Pastor, comprendemos que no somos los jefes de una tribu, sino pastores compasivos y misericordiosos; que no somos los dueños del pueblo, sino siervos que se inclinan a lavar los pies de los hermanos y las hermanas; que no somos una organización mundana que administra bienes terrenos, sino la comunidad de los hijos de Dios", recordó Francisco.

Por ello, en una de las naciones más pobres del mundo, donde cerca del 75% de su población vive de ayuda humanitaria, el papa aseveró: "Nuestro primer deber no es el de ser una Iglesia perfectamente organizada, sino una Iglesia que, en nombre de Cristo, está en medio de la vida dolorosa del pueblo y se ensucia las manos por la gente".

"Nunca debemos ejercitar el ministerio persiguiendo el prestigio religioso y social, sino caminando en medio y juntos, aprendiendo a escuchar y a dialogar, colaborando entre nosotros ministros y con los laicos", agregó.

Y les instó a "interceder en favor de nuestro pueblo, también nosotros estamos llamados a alzar la voz contra la injusticia y la prevaricación, que aplastan a la gente y utilizan la violencia para sacar adelante sus negocios a la sombra de los conflictos".

También agradeció la labor de la Iglesia en este país, donde existe una importante labor de los misioneros, "por lo que hacen en medio de tantas pruebas y fatigas. Gracias, en nombre de toda la Iglesia, por su entrega, su valentía, sus sacrificios y su paciencia".

Francisco llegó a Yuba después de un viaje de tres días en la República Democrática del Congo y esta tarde se reunirá con desplazados internos del país, que son casi dos millones de personas, mientras que hay otros dos millones de sursudaneses refugiados en países como Etiopía, Sudán y Uganda.

En este acto estará acompañado del líder de la Iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el moderador de la Iglesia de Escocia, Iain Greenshields, pues el país cuenta con una importante presencia de protestantes.

Más noticias:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales