Empezó la repavimentación en el sector de La Gasca
Ruta alterna por daño en la vía Baeza-Lago Agrio
Quito va por delante de Guayaquil en vacunación
Italia registra 18 000 nuevos contagios y sube la pr…
Una fiesta navideña pone contra las cuerdas a Boris Johnson
Incendio forestal consume 40 hectáreas de Cerro Colo…
Asamblea inicia trámite de juicio político contra Sú…
OCP Ecuador suspende bombeo en Napo ante avance de erosión

ONG vincula a empresa francesa con deforestación de Amazonía

Parque forestal La Macarena en la Amazonía de Colombia. Foto: Gobernación del Meta Colombia

Una investigación de una ONG medioambiental reveló que un grupo de supermercados colombianos, controlada por una empresa francesa, está comprando carne de vacuno que implicó la deforestación de al menos 400 hectáreas de un parque protegido de la Amazonía y pagos a grupos armados.

La ONG Agencia de Investigación Ambiental (EIA), con sede en Londres y Washington, publicó este jueves 27 de mayo del 2021 un informe que recoge que la carne que se consume en Bogotá y otras ciudades colombianas “trae un rastro invisible de deforestación ilegal“, concretamente, en el Parque Nacional Natural del Chiribiquete, el parque forestal tropical más grande del mundo, y el de La Macarena, ambos ubicados en la Amazonía colombiana.

El informe se hace público después de que el pasado marzo un grupo de ONG presentaran una demanda civil en Francia contra este grupo francés acusándolo también de comercializar carne procedente de tierras deforestadas de la Amazonía brasileña y colombiana.

La popular cadena de supermercados en Colombia compra entre el 6,5% y el 10% del volumen total de la carne vacuna que se produce en ese país, según explican desde EIA, pero en estas cantidades se incluye cabezas de ganado que provienen de proveedores involucrados en actividades ilegales. La investigación también señala a otras cadenas de supermercados.

Concretamente, según reveló el informe, un proveedor indirecto de ganado que compra la cadena, del cual no se desveló el nombre, dijo a la EIA que había deforestado 400 hectáreas de bosque protegido en 2019 para el pastoreo y pensaba repetir la operación en los próximos meses.

“En la zona de investigación, en la cual es ilegal la deforestación, se perdieron 21 596 hectáreas de bosque entre 2016 y 2020 mientras que el hato ganadero creció más de siete veces en el Parque Nacional La Macarena y más de tres en la zona de la Reserva Forestal de la Amazonía adyacentes al extremo norte del PNN Chiribiquete”, se extrae del informe.

La organización ambiental investigó la trazabilidad del origen de la carne que acaba en mataderos de Bogotá y otra ciudades hasta el origen, en fincas ilegales, y reportó que la documentación del ganado es “frecuentemente falsificado para ocultar el origen verdadero”.

Pago a grupos armados

Por otro lado, ese mismo proveedor al que indirectamente Éxito le compra carne, además, admitió que pagaba USD 2,6 por cada cabeza de res en concepto de “vacunas”, una especie de impuesto exigido por los grupos armados que controlan la zona del Chiribiquete (Patrimonio de la Humanidad de la Unesco) donde se ubica su finca ilegal.

Esos pagos, según los ganaderos entrevistados, les permite moverse libremente y les protege del robo de ganado, en una zona donde está aumentando la presencia de grupos armados que se benefician, en gran manera, de esta deforestación y la ganadería extensiva.

La EIA recomienda al Gobierno colombiano implantar un sistema nacional de transparencia para hacer seguimiento del ganado, y a Éxito que cumpla su promesa de “cero deforestación” y de diligencia en sus cadenas de suministro que el informe evidencia que no cumplen.

La firma francesa, que es dueña de la populosa cadena de supermercados en Colombia, se enfrenta a una demanda civil en la ciudad de Saint-Étienne (sureste de Francia), donde tiene su sede, en donde le piden una indemnización de más de USD 3 millones por daños al medio ambiente y otros USD 12 000 por daños morales a cada una de las 11 organizaciones afectadas.

Según datos divulgados cuando se presentó la demanda por la ONG francesa Sherpa, el grupo internacional francés podría haber comprado regularmente carne de mataderos que proporcionan ganado procedente de 592 abastecedores culpables de al menos 50 000 hectáreas de deforestación entre 2008 y 2020, área que quintuplica la superficie de la ciudad de París.

Suplementos digitales