Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
David Grijalva: ‘Enfrentar al covid nos vuelve…
Fiscal: Pablo Celi también cobró coimas de empresa china
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…
Richard Lunniss: ‘El cosmos está también dentro de nosotros’
Tres ejes tuvo el primer mes del gobierno de Guillermo Lasso
Equilibrar el trabajo desde casa, desafío de empresa…
Un 50% de casos de dengue se registra en chicos de hasta 14

Un niño fue detenido cuando tenía un año y permaneció dos encerrado con su madre, denuncia AI

Imagen referencial. Amnistía Internacional denunció este 4 de marzo del 2021 la detención arbitraria de una madre con su bebé de un año. Ambos permanecieron encerrados por dos años. Foto: libreshot.

Imagen referencial. Amnistía Internacional denunció este 4 de marzo del 2021 la detención arbitraria de una madre con su bebé de un año. Ambos permanecieron encerrados por dos años. Foto: libreshot.

Imagen referencial. Amnistía Internacional denunció este 4 de marzo del 2021 la detención arbitraria de una madre con su bebé de un año. Ambos permanecieron encerrados por dos años. Foto: libreshot.

Las fuerzas de seguridad egipcias detuvieron en 2019 a una mujer junto con su hijo de un año y los mantuvieron encerrados hasta hace dos semanas sin informar a sus familiares ni a las autoridades judiciales, afirmó este jueves 4 de marzo del 2021 Amnistía Internacional (AI).

El caso, que ha sido denunciado por otras organizaciones de derechos humanos y activistas locales, fue calificado como “desaparición forzada” por AI, que acusó en un comunicado a las autoridades egipcias, a las que achaca un “largo y lúgubre historial” de este tipo de crímenes, de haber “alcanzado un nuevo nivel de brutalidad“.

Según la ONG, la Agencia de Seguridad Nacional, un cuerpo policial encargado de casos de terrorismo, detuvo a Manar Adel Abu el Naga, una profesora universitaria de 27 años, junto con su bebé de uno, Al Baraa, y su marido el 9 de marzo de 2019 en su casa en Alejandría, en el norte del país.

A pesar de que sus familiares y sus abogados intentaron localizarlos durante casi dos años y de que en julio de ese año un tribunal administrativo ordenó revelar su paradero, el Ministerio de Interior negó en repetidas ocasiones tenerlos bajo custodia.

Finalmente, la mujer fue presentada ante una corte especializada en crímenes contra la seguridad nacional el pasado 20 de febrero, aunque, en lo que AI considera una práctica habitual de ese cuerpo de seguridad, falsificó el acta del arresto para que pareciera que había sido detenida el 18 de ese mes.

Madre e hijo estuvieron confinados “en una habitación durante 23 meses fuera de la protección de la ley y sin ningún contacto con el mundo exterior”, criticó AI.

La ONG explicó que los familiares del menor de ahora tres años, a los que ha sido devuelto mientras la madre está en detención provisional, aseguran que éste padece “angustia mental grave”, ansiedad por la separación con su progenitora y pide constantemente: “Quiero volver a la habitación“.

“Un niño que no conoce a sus familiares y tiene miedo de ellos… Está acostumbrado a ver solamente gente de uniforme“, ha asegurado uno de sus parientes.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades egipcias una investigación “rápida, efectiva e independiente” de este caso de desaparición forzada y la liberación inmediata de la madre”.