Posible denuncia contra jueces menciona Francisco Jiménez
Lula cumple un mes como presidente de Brasil sin señ…
¿Cuándo se debe presentar el anexo de gastos personales?
¿Cómo puedo denunciar el maltrato animal en Quito?
Nueve casos de tifoidea en Guayaquil detectó el Mini…
Con explosivos asaltan cajero automático en Guayaquil
'Los referéndums plantean serios interrogantes sobre su uso'
Sanción por irrespetar Ley seca

Un neonazi confiesa durante su juicio el asesinato de un político en Alemania

El neonazi Stephen Ernst confesó este 5 de agosto del 2020 durante su juicio haber asesinado a un político alemán defensor de los migrantes. Foto: AFP.

El neonazi Stephen Ernst confesó este 5 de agosto del 2020 durante su juicio haber asesinado a un político alemán defensor de los migrantes. Foto: AFP.

El neonazi Stephen Ernst confesó este 5 de agosto del 2020 durante su juicio haber asesinado a Walter Lubcke, un político alemán defensor de los migrantes, en el 2019. Foto: AFP.

Un neonazi alemán confesó este miércoles 5 de agosto del 2020 durante su juicio haber matado al político regional pro-migrantes, Walter Lubcke, en un asesinato que había conmocionado al país y había despertado las consciencias sobre la creciente amenaza de la extrema derecha.

“Yo disparé” contra Walter Lubcke, reconoció Stephan Ernst, según una declaración leída por la defensa.

Ernst está acusado por la fiscalía de haber matado al responsable político de un balazo en la cabeza a quemarropa el 1 de junio de 2019.

En un primer momento Stephan Ernst había confesado el asesinato, pero luego se retractó y acusó a su presunto cómplice, Markus Hartmann.

En su declaración del miércoles en el tribunal, ofreció disculpas a la familia de Lubcke. “Lo sé, lo que hicimos Hartmann y yo será siempre imperdonable”.

“Fue cruel y cobarde”, reconoció. “Pero no puedo cambiar nada”, agregó.

El asesinato de este responsable políticos, miembro del partido de Angela Merkel, despertó el fantasma del terrorismo de extrema derecha.

Subestimado en los años 2000 por las autoridades a pesar de la muerte de ocho inmigrantes turcos, un griego y una policía alemana a manos del grupúsculo neonazi NSU, la amenaza es percibida hoy en día como un desafío crucial para la seguridad interior de Alemania.