La unificación de los puntos de vacunación en Quito …
La vuelta al convenio del Ciadi es clave para la rut…
Sector turístico en Quito espera una leve recuperaci…
La Asamblea Nacional se enfocará en las reformas económicas
Economía y legalización, principales necesidades de …
Los Ríos afronta una ola de violencia: 57 crímenes, …
Maduro crea una comisión para hacer una ‘revol…
Duterte amenaza con la cárcel a quien rechace la vac…

Mujer demandó a sus jefes porque no le invitaron a comer pizza

Imagen referencial. Malgorzata Lewicka fue despedida de su trabajo como recepcionista en una concesionaria de carros. La mujer puso una demanda contra sus jefes por ciertas actitudes que tenían con ella cuando trabajaba. Foto: Pexels

Recientemente se conoció el caso de Malgorzata Lewicka, quien fue despedida del concesionario de carros donde trabajaba.

En respuesta, Lewicka entabló una demanda en contra de ellos por ciertas actitudes de ‘rechazo’ como empleada: al parecer, no la invitaban cuando había plan de pedir pizza los viernes. Además, indicó que sus compañeros la molestaban con frecuencia.

Desde 2014, la mujer trabajaba como recepcionista y asesora en una filial del concesionario Hartwell, en Watford (Inglaterra). Sin embargo, el local entró en obras de remodelación y Lewicka fue reubicada en otra sucursal a 15 kilómetros de distancia en la ciudad de Hemel Hempstead.

En este sitio comenzaron los problemas. Ella declaró que dos compañeros no le dirigían la palabra y, en algunas ocasiones, obstaculizaban su trabajo de telefonista.

Además, cada viernes, como era costumbre de la empresa, los directivos invitaban a todos los empleados a comer pizza. A todos menos a ella.

“Cuando fue trasladada de Watford nadie le consultó si quería pedir comida o participar en los almuerzos corporativos”, consideró la jueza laboral Jennifer Bartlett, según lo reseñado por el medio inglés ‘The Sun’.

A modo de defensa, el concesionario alegó que no invitaban a Lewicka dado a que cumplía horaria de medio tiempo. Sin tomar en cuenta el argumento de la firma, la jueza sostuvo que no era algo válido.

“Podrían haberle preguntado si quería sumarse a la pizza de los viernes”, puntualizó.

Bartlett consideró que la mujer fue despedida de forma injusta, por lo tanto, determinó para ella una compensación de más de 23 mil libras esterlinas (USD 32 432).