OEA: Migración venezolana llegaría a siete millones …
Ejecutivo firmó Decreto sobre funcionamiento de hipó…
Ciudadanos acudieron masivamente al Centro de Conven…
La Comisión de Fiscalización solicitó prórroga de ci…
Los gremios productivos piden respeto para Quito
Un fin de semana con alta radiación y fuertes viento…
CELEC adjudicó 4 pólizas a privados y deja a Sucre q…
Autobús en Bolivia se convierte en ‘oficina mó…

Un joven muere en India por una plaga de parásitos en su cerebro

El cerebro del joven estaba infestado de larvas de tenia. Foto: New England Journal of Medicine

El cerebro del joven estaba infestado de larvas de tenia. Foto: New England Journal of Medicine

El cerebro del joven estaba infestado de larvas de tenia. Foto: New England Journal of Medicine

Un joven de 18 años llegó a un hospital de la India con convulsiones, hinchazón en su ojo derecho y sensibilidad en uno de sus testículos. Los médicos encontraron que su cerebro estaba infestado de larvas de ‘taenia solium’ o tenia del cerdo.

El hombre recibió un tratamiento a base de medicamentos antiepilépticos. Sin embargo, el paciente murió dos semanas después, detalló el New England Journal of Medicine en su publicación del jueves 28 de marzo del 2019.  

En las imágenes de la resonancia magnética del cráneo del joven, publicadas por el medio especializado en medicina, se observan numerosos quistes en toda la corteza cerebral, en el tronco del encéfalo y el cerebelo.

El cuadro reveló que el joven padecía una neurocisticercosis. Se trata de una afectación del sistema nervioso central por las larvas de la ‘taenia solium’, que llega al cuerpo humano, por lo general, por el consumo de carne de cerdo contaminada, cruda o poco cocinada.

Cada quiste correspondía a un huevo o larva de ‘tenia’. La alta concentración de estos parásitos impidió aplicar un tratamiento con medicamentos antiparasitarios, ya que podrían haber empeorado la inflamación y el edema cerebral.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que esta enfermedad afecta el sistema nervioso y los seres humanos la contraen después de consumir alimentos poco cocinados, especialmente de cerdo, si consumen agua contaminada con huevos de tenia o por prácticas de higiene deficientes.

Según la OMS, “durante decenios, Latinoamérica ha tenido un grave problema con la cisticercosis (infección por el parásito de la tenia) y la neurocisticercosis. La enfermedad es endémica en Asia Meridional y Sudoriental, y está aumentando en algunas zonas de África subsahariana, sobre todo en entornos rurales cuyas prácticas pecuarias permiten que los cerdos entren en contacto con las heces humanas”.