La esclavitud en las colonias, a través de una bravía mulata
Postales que dejó el eclipse anular solar
Trazos de un protagonista de la vida nacional
Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño
La paternidad por partida múltiple eleva el sacrificio
Los destellos de luz en la cumbre Biden-Putin
‘Sensaciones’, 30 años de un filme con espíritu musical
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 20 de junio del 2021

Inculpan a un exmilitar de EE.UU. por espiar para Moscú

Los federales acusan a ex boina verde de espionaje a Peter Rafael Dzibinski Debbins. Foto: Captura

Los federales acusan a ex boina verde de espionaje a Peter Rafael Dzibinski Debbins. Foto: Captura

Los federales acusan a ex boina verde de espionaje a Peter Rafael Dzibinski Debbins. Foto: Captura

Un exmiembro de los boinas verdes, una unidad de las fuerzas especiales estadounidenses, fue detenido el viernes 21 de agosto de 2020 e inculpado por espiar para Rusia, informó el Departamento de Justicia.

Según la justicia estadounidense, Peter Rafael Dzibinski Debbins, nacido en Estados Unidos de una madre rusa, fue contactado por Moscú en 1996, antes incluso de que se uniera al ejército.

Durante una estancia universitaria en Cheliábinsk, en el este del país, se reunió con agentes a los que aseguró que era “un hijo de Rusia” y que apoyaba a ese país políticamente.

El año siguiente, Debbins, que se hacía llamar Ikar Lesnikov por sus contactos rusos, se casó con su novia rusa, cuyo padre era un oficial militar, y se alistó en el ejército estadounidense.

Años después, informó a Rusia de su intención de abandonar el ejército, pero sus contactos rusos lo animaron a unirse a las fuerzas especiales.

El último contacto con Rusia mencionado en el escrito de acusación se remonta a 2011, cuando Debbins indicó que iba a mudarse a Washington.

Según su perfil en la red social profesional LinkedIn, empezó a trabajar entonces para el Institute of World Politics, especializado en la seguridad nacional y la inteligencia.

La justicia acusa al exmilitar de 45 años, detenido en Virginia, en el este de Estados Unidos, de haber “suministrado información sobre la defensa estadounidense a un gobierno extranjero”, un delito por el que podría ser condenado a cadena perpetua.