Ucrania y Rusia más lejos que nunca, pese a las nego…
Negociación para TLC entre Ecuador y México se prolonga
Bus interprovincial y un tráiler se vuelcan en vía A…
El encuentro con el tiempo y la tradición familiar e…
La Ruta a Pasa encierra naturaleza, trekking y el as…
Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…

Ciudadanos franceses, que viven en Quito, votaron en el Colegio La Condamine. Alto ausentismo

Las boletas de Emmanuel Macron y Marine Le Pen sobre una mesa en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, en un colegio electoral en Burdeos, Francia, este 24 de abril de 2022. Foto: EFE

Este domingo, 24 de abril de 2022, se volvieron a enfrentar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Francia el mandatario actual, Emmanuel Macron, y Marine Le Pen. Los resultados oficiales, con el 52% de los votos escrutados, le dan la victoria a Macron quien seguirá al frente del país europeo por otros cinco años.  

De acuerdo con los resultados preliminares el candidato de La República en Marcha (LREM) tiene el 52,3% de los votos frente al 47,72% de Le Pen. Según las estimaciones Macron obtendrá entre el 57,6% y 58,2% de los votos al finalizar el conteo.  

En Quito, la jornada electoral se llevó a cabo ayer, sábado 23 de abril, en el Colegio La Condamine. Hasta allí llegaron los ciudadanos franceses inscritos en el consulado para votar entre las 08:00 y 19:00.    

Jeannette Bartus, nacida en Ecuador pero de nacionalidad francesa por parte de su madre, explica que en el extranjero se vota un día antes para que se puedan contabilizar los votos sin problemas y éstos se reflejen en los resultados finales lo más pronto posible.   

Bartus cuenta que el sistema que emplean en Francia para votar es diferente al de Ecuador. El votante no recibe una plana con todas las opciones de los candidatos para marcar con esfero al elegido. En su lugar debe escoger al menos dos papeles pequeños impresos con los nombres de los candidatos y meter en un sobre el de su elección.   

Pese a que sí votó en la primera vuelta, que se llevó a cabo el sábado 9 de abril pasado, e incluso se ofreció como asesora voluntaria en las mesas electorales, en esta ocasión  no acudió a votar ni fue parte de la junta por asuntos personales que resolver.   

Bartus es profesora en el Colegio La Condamine en donde estudió durante su infancia y adolescencia. Al graduarse se trasladó a Francia para estudiar sociología y ha vivido allá en otros momentos. Ahora, sus dos hijas mayores viven y estudian en el país europeo.   

Para Bartus, el presidente y candidato Macron se impondrá en los resultados de estas elecciones, porque ‘la gente se ha movilizado para no permitir a Le Pen entrar al poder’. Aunque no descarta sorpresas y recalca que el ausentismo en las juntas de Quito y Guayaquil ha sido enorme

François Andrés, jubilado del ejército que trabaja en una compañía de representación de empresas francesas, explica en el extranjero suele haber un porcentaje de ausentismo, que ronda entre el 30% y el 35%. Según datos de la primera vuelta publicados por la Embajada de Francia, de 1 717 votantes registrados en todo Ecuador, únicamente 495 se acercaron a votar.   

El ciudadano francés reside desde hace 31 años en Ecuador y además de votar pasó todo el día en el recinto porque fue parte de la mesa. Andrés ha sido parte de las juntas de votación en las últimas tres décadas.

Reconoce que las estimaciones electorales ya le dan la victoria a Macrón, pero considera “que ha dejado a mucha gente con hambre porque no cumplió todo lo que había prometido, así que ahora dice que irá más lejos. Aquí es lo mismo, los candidatos te prometen la luna y cuando llegan (al poder), no te dan la luna”.  

Marie Helene Paltiat, francesa que reside desde hace 30 años en Ecuador, también sufragó pero se mostró descontenta frente a los candidatos: “Ya estoy harta de votar por alguien por estar en contra del otro. Yo voté por Macron por estar en contra de la extrema derecha”, sostiene.

Se decidió a votar en esta segunda vuelta porque varias personas le habían comentado que quizás en esta ocasión podía pasar Le Pen, en lugar de Macron. “Yo voté por el menos peor”. A ella también le asombró el nivel de ausentismo, tanto de los franceses que residen en territorio ecuatoriano como en general.