El Pentágono se puso en contacto con países de Latin…
El Ejecutivo pierde el espaldarazo que buscaba y com…
Tendencia del No en la consulta popular mide aceptac…
Guillermo Lasso dice que el resultado de la consulta…
Cinco de ocho alcaldes electos en Pichincha obtuvier…
En dos preguntas de la consulta popular gana el Sí, …
Parroquias de Pifo, Puembo y Tababela tendrán cortes…
El riesgo de maniobra de Guillermo Lasso bajó por lo…

'Esperaba mi turno': un superviviente cuenta los minutos de horror en la masacre de Christchurch

Abdul Kadir Ababora, de 48 años, es un inmigrante llegado a Nueva Zelanda en 2010, proveniente de Etiopía, en busca de paz y prosperidad. Foto: AFP

Abdul Kadir Ababora, de 48 años, es un inmigrante llegado a Nueva Zelanda en 2010, proveniente de Etiopía, en busca de paz y prosperidad. Foto: AFP

Abdul Kadir Ababora, de 48 años, es un inmigrante llegado a Nueva Zelanda en el año 2010, proveniente de Etiopía, en busca de paz y prosperidad. Foto: AFP

Cuando resonaron los primeros disparos durante la oración del viernes, Abdul Kadir Ababora se tiró al suelo, y se agazapó bajo una estantería repleta de coranes. Se hizo el muerto, convencido de que el asesino que perpetró una matanza en dos mezquitas de Christchurch iría a por él en cualquier momento: “ Esperaba mi turno ”.

Durante largos minutos de indecible angustia, escuchó al extremista australiano Brenton Tarrant ejecutar metódicamente a los fieles congregados en la mezquita de Al Noor. Le resulta difícil explicar que aún esté vivo.

“Es un milagro” , declara a la AFP . “Cuando abrí los ojos, solo había cadáveres” por todas partes.

En total, 50 personas murieron en la masacre cometida el viernes en dos mezquitas de Christchurch por Brenton Tarrant, de 28 años, que se declara fascista y supremacista blanco.

Como numerosos fieles que se encontraban en la mezquita Al Noor para la oración del viernes, Abdul Kadir Ababora, de 48 años, es un inmigrante llegado a Nueva Zelanda en 2010, proveniente de Etiopía, en busca de paz y prosperidad.

Hace dos semanas, este taxista y su esposa celebraron el nacimiento de su tercer hijo.