El apoyo del Gobierno permite a Quito financiar nuev…
La CC aclaró las reglas a los despidos por fuerza mayor
Ecuador, con más reportes de SARS-CoV-2 en animales  
La producción petrolera está por debajo de la meta prevista
Agricultores e industriales reclaman por especulación
Pablo Arosemena: ‘No nos hemos reunido con los…
N. Zelanda tras una generación libre de tabaco con nueva ley
Cinco casas afectadas por deslizamiento de talud en …

Cadena perpetua en Alemania por envenenar la merienda de sus compañeros

Un hombre de 57 años fue condenado a cadena perpetua tras envenenar la comida de sus colegas en una empresa de Alemania. El sospechoso utilizó plomo y mercurio para dañar a sus compañeros. Foto referencial: Pixabay

Un hombre de 57 años fue condenado a cadena perpetua tras envenenar la comida de sus colegas en una empresa de Alemania. El sospechoso utilizó plomo y mercurio para dañar a sus compañeros. Foto referencial: Pixabay

Un hombre de 57 años fue condenado a cadena perpetua tras envenenar la comida de sus colegas en una empresa de Alemania. El sospechoso utilizó plomo y mercurio para dañar a sus compañeros. Foto referencial: Pixabay

Un tribunal alemán condenó hoy jueevs 7 de febrero del 2019 a cadena perpetua por intento de homicidio en tres casos y por lesiones físicas a un hombre de 57 años que envenenó durante años la merienda que consumían sus compañeros durante las pausas de la jornada laboral, informaron hoy los medios.

Los jueces de la Audiencia Provincial de Bielefeld dictaminaron asimismo el internamiento obligado del acusado una vez cumplida la pena máxima, al considerar que el hombre presenta una tendencia a continuar cometiendo delitos graves.

El tribunal considera probado que el hombre envenenó con sustancias peligrosas los bocadillos de sus compañeros de una empresa de la localidad de Schlo Holte-Stukenbrock, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste).

Al menos tes colegas resultaron envenenados con plomo y mercurio: dos de ellos sufren daños irreversibles en los riñones, y un tercero se encuentra desde hace dos años en estado vegetativo.

La historia se destapó cuando un compañero del condenado descubrió un polvo blanco sospechoso en su bocadillo y lo fotografió.

Las cámaras de videovigilancia instaladas con posterioridad captaron entonces un comportamiento extraño por parte del acusado.

A raíz de este caso se abrieron investigaciones sobre los casos de hasta 21 antiguos empleados de la firma, muertos desde 2000 poco después de jubilarse, de infarto o tras enfermar de cáncer.

El condenado no ha revelado hasta el día de hoy los motivos de sus actos.

Suplementos digitales