Talibanes sustituyen Ministerio de la Mujer por Mini…
Detenida pareja en Guayaquil por producción de porno…
Lula mantiene amplia ventaja en sondeos para elecció…
Licencias ilegales se rastrean en calles de Ecuador
Corte Constitucional delimitó temas para una consult…
Maestros y padres sostienen la enseñanza inclusiva virtual
200 emprendimientos reactivan a Portoviejo
Iñaquito identificó sus mayores problemas y pide soluciones

Piden 25 años de cárcel, máxima pena, para asesino de hondureña Berta Cáceres

Berta Cáceres en 1993 se enfrentó a la hidroeléctrica DESA por defender el río Gualcarque. Foto: Twitter @BGarezc

El Ministerio Público de Honduras solicitó este martes 25 años de prisión, la máxima aplicable en el país por el delito de asesinato, para el hondureño Roberto David Castillo, quien fue declarado culpable en junio de 2021 como coautor del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres, ocurrido en 2016.

Durante la audiencia de determinación de la pena, la defensa de la familia de Berta Cáceres también pidió la misma sentencia para Castillo, cuya defensa solicitó 20 años de prisión, la mínima, aunque la pena concreta no se conocerá hasta septiembre.

“El caso fue bastante complejo, tiene bastantes medios de prueba en torno a los cuales hubo diversidad de tesis que el tribunal debe abordar en la sentencia y, por tanto, materialmente la misma no puede estar en el término de cinco días que establece la ley”, indicó el Tribunal de Sentencia.

Castillo, un militar hondureño, fue declarado culpable el pasado 5 de junio por el Tribunal de Sentencia como coautor del asesinato de Cáceres, un crimen por el que siete personas fueron condenadas en 2019.

La ambientalista fue asesinada del 2 de marzo de 2016 en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras, pese a contar con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para protegerla de las constantes amenazas que recibía.

Berta Cáceres, cofundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) en 1993, se enfrentó a DESA por defender el río Gualcarque, donde esa firma pretendía construir la represa hidroeléctrica Agua Zarca, por considerar que causaba daños al medioambiente, principalmente a las comunidades de la etnia lenca.

En el momento de los hechos, Cáceres estaba durmiendo en su vivienda, donde tenía como huésped al también ambientalista mexicano Gustavo Castro, único testigo del crimen y quien sufrió una herida leve de bala en una oreja.

DESA ha rechazado siempre todas las acusaciones en su contra por parte del COPINH, la familia y la defensa de Berta Cáceres.

Cuatro de ocho acusados fueron condenados en 2019 a 34 años de prisión por el asesinato de Cáceres y a 16 por intento de asesinato de Gustavo Castro. Otros tres fueron sentenciados a 30 años de cárcel, como coautores del crimen.

Suplementos digitales