Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Alcalde de Río de Janeiro dice que la vacunación ya permite pensar en fiesta de fin de año

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó que el avance de la vacunación ya permite pensar en la organización de la famosa fiesta carioca de fin de año. Foto: captura

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó este viernes 18 de junio del 2021 que el avance de la vacunación contra el covid-19 en esta ciudad brasileña ya permite pensar en la organización de la famosa y multitudinaria fiesta carioca de fin de año, cuya última edición fue cancelada por la pandemia.

Según el alcalde, al menos la mitad de la población adulta de la segunda mayor ciudad brasileña ya recibió la primera dosis de alguna de las vacunas contra el covid-19 y la previsión es que la otra mitad esté inmunizada hasta finales de agosto.

“Con ese avance, creo que ya podemos pensar en el Reveillon (como es conocida la fiesta de año nuevo en Río de Janeiro). Hay tiempo suficiente para aplicar la segunda dosis hasta diciembre”, aseguró el alcalde en una rueda de prensa en la que anunció la aceleración del calendario de vacunación en la ciudad.

El burgomaestre dijo que la palabra final sobre la posibilidad de que Río pueda ofrecer la fiesta será de los técnicos de la secretaría municipal de Salud pero aclaró que las previsiones son optimistas.

“Los técnicos de la secretaría de Salud son los que me dan las pistas para dar esa respuesta, pero las señales indican que al final del año tendremos de nuevo vida normal. Y no porque podamos celebrar el Reveillon o el carnaval sino porque salvaremos vidas”, dijo.

Río de Janeiro es la segunda ciudad más castigada por la enfermedad en Brasil, que es el segundo país con más muertes por la enfermedad en el mundo, con casi medio millón de víctimas, y el tercero con más contagios, con 17,7 millones de casos.

Esa situación obligó a las autoridades a cancelar el último Reveillon, que es el segundo evento que más atrae turistas a la ciudad, así como las fiestas de carnaval de 2021, lo que supuso un duro golpe para la actividad turística en la ciudad.

Río de Janeiro, que congregó a 2,9 millones de personas en la playa de Copacabana para despedir 2019, acostumbraba ofrecer anualmente una atractiva fiesta con la quema de fuegos de artificio y espectáculos musicales.

El agravamiento de la pandemia en los primeros meses de este año, con una segunda ola más virulenta y mortal que la primera, obligó a las autoridades municipales a cancelar igualmente el carnaval de 2021, que es la principal atracción de esta turística ciudad.

Río es una de las ciudades que más ha avanzado en la campaña de vacunación en Brasil y hasta esta semana le ofreció al menos la primera dosis a todos los grupos considerados vulnerables y a toda la población mayor de 50 años.

La previsión de la llegada de un mayor número de vacunas en las próximas semanas permitió a la alcaldía anticipar en un mes sus metas de vacunación y prever que el 31 de agosto toda la población adulta estará inmunizada, al menos con una dosis, y que comenzará a vacunar en septiembre a menores entre 12 y 18 años, luego de que Brasil autorizara el uso de la vacuna de Pfizer en adolescentes.

Brasil aplicó el jueves 17 de junio un récord de 2,56 millones de vacunas en todo el país (2,09 millones con la primera dosis y 132 686 con la segunda), con lo que en cinco meses de la campaña de vacunación ya le ofreció la primera dosis a 60,38 millones de personas, el 28,5% de sus 212 millones de habitantes.

La segunda dosis, sin embargo, tan sólo ha sido aplicada a 24,03 millones de brasileños, el 11,3% de la población.