El Metro de Quito busca acuerdos de compensación con negocios

La construcción de la parada La Pradera afectó directamente a negocios ubicados en la avenida Eloy Alfaro (norte). Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La construcción de la parada La Pradera afectó directamente a negocios ubicados en la avenida Eloy Alfaro (norte). Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La construcción de la parada La Pradera afectó directamente a negocios ubicados en la avenida Eloy Alfaro (norte). Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Toda gran obra genera algún nivel de afectación, y el Metro no es la excepción.

Es el proyecto de movilidad más importante de Quito que permitirá trasladar pasajeros desde El Labrador hasta Quitumbe en 35 minutos, cuando hoy el trayecto toma dos horas.

Pero para los negocios que se vieron perjudicados por el proceso constructivo de las estaciones, la afectación ha sido invaluable y hasta el momento no han sido compensados.

Charlestong es uno de ellos. Es una empresa que se dedica a la venta de mercadería y funciona en un edificio ubicado cerca de la estación La Pradera. El acceso a la parada queda a dos metros del local.

Víctor Lozada, empleado administrativo de la empresa, asegura que la afectación se inició hace cuatro años y aún no ha terminado. Desde el 2016, cuando empezaron a mover tierras, las ventas comenzaron a caer y señala que para el 2020 ya el local vendía apenas el 10% de lo que comercializaba antes de la intervención.

Además, señala, les expropiaron una parte del parqueadero en la av. Eloy Alfaro y tampoco han recibido ese pago que bordea los USD 25 000.

Al momento -dice- la empresa está al borde de la quiebra. Lozada indica que el negocio nunca se opuso a la construcción porque los dueños saben que es una obra de bien común, pero cuenta con desánimo que el Metro no ha cumplido su palabra de compensarlos por los daños. Han estado en conversaciones, la última, en noviembre del 2020, pero nada se ha concretado.

Tal fue el perjuicio para los negocios que solo en el sector de La Pradera cerraron más de 10: papelerías, bazares, institutos médicos, entre otros.
Un almacén de venta de muebles, ubicado en la Eloy Alfaro, también se vio muy golpeado por esta obra.

La Empresa Metro de Quito informó que cuenta con un estudio técnico avalado por los organismos multilaterales que determinó la incidencia directa de los trabajos de construcción en cinco negocios a lo largo de la construcción.

Las zonas donde hubo una reducción en la rentabilidad de los negocios fueron en las estaciones Morán Valverde, Universidad Central, La Pradera y La Alameda.

Según la entidad, al momento no se ha realizado ningún desembolso por compensaciones, no obstante, con el resultado de este estudio, la empresa en diciembre 2020 solicitó al área de mediación y arbitraje de la Procuraduría General del Estado ser intermediaria en la negociación entre el Metro y los ciudadanos.

Señaló que a la fecha se están culminando los informes técnicos, legales y financieros para presentar una propuesta al Concejo Metropolitano y que se pueda tomar una decisión.

María Bastidas atiende en un local de venta de confites en San Francisco. Cuenta que durante la construcción de la parada, los buses cambiaron de ruta, las vías se cerraron y dejó de vender al menos un 70% de productos. La pandemia terminó de agravar la crisis.

Por la renta del local paga USD 350. Está en mora dos meses. “Fue terrible, las personas tragábamos tierra, yo hasta me enfermé y nadie nos ha dado ni un vaso de agua”, asegura y pide saber si será subsanada.

El Metro indicó que para determinar si es que un negocio debía ser compensando debió pasar por un proceso técnico donde se comprobó si hubo una afectación económica.

Para ello, se analizó la valoración de la pérdida desde el cierre de la vía o la zona debido a las obras, la disminución de fuentes de ingreso y la vulnerabilidad de los negocios. Para lo cual se solicitaron mecanismos de comprobación.

El estudio se hizo a los negocios frentistas y los locales cercanos que están a 100 metros de la obra. No obstante, la empresa aclaró que esto no significa que todos los establecimientos que se encuentran a lo largo de los frentes de obra se han visto perjudicados, pues depende si hubo cierre de sus vías de accesos, parqueaderos o ingresos directos.

La Empresa Metro de Quito no proporcionó los detalles de los negocios afectados que están siendo tomados en cuenta en la compensación. Aseguró que una vez que se socialice el proceso, se difundirán los nombres.