La hermana de los Castro sirvió a la CIA




Miami. Reuters

Juanita, la hermana menor de Fidel y Raúl Castro, trabajó  para la CIA a inicios de los sesenta, ayudando bajo el seudónimo de ‘Donna’ a opositores a escapar de la cárcel y fusilamientos en Cuba. 

Revelando lo que editores llamaron un secreto bien guardado durante cuatro décadas, Juanita Castro describe en su libro cómo fue reclutada en La Habana por la CIA  dos años después de la revolución de 1959 liderada por sus hermanos, a quienes inicialmente apoyó. Ni el Gobierno estadounidense ni el cubano reaccionaron ayer  a su revelación.

Juanita Castro, de 76 años, rompió públicamente en 1964 con el Gobierno cubano, encabezado por su hermano Fidel, después de marcharse a México. Luego se exilió en Miami, desde donde siguió siendo una fuerte crítica del sistema comunista de la isla.

En sus memorias tituladas ‘Mis hermanos Fidel y Raúl. La historia secreta’, dijo a la periodista mexicana María Antonieta Collins, que rápidamente se desilusionó con el gobierno de Castro en Cuba porque incrementó la persecución a los opositores y se encaminó hacia el comunismo. Dijo que Fidel Castro la había “traicionado” a ella y a otros cubanos por abandonar la revolución democrática nacionalista que había prometido e implantar un Estado marxista. Juanita Castro cuenta en su libro que  en una reunión con un oficial estadounidense de la CIA llamado ‘Enrique’ en un hotel de la Ciudad de México en 1961 se le asignó el seudónimo de ‘Donna’ para enviar mensajes en clave

“¿Tuve remordimientos por traicionar a Fidel al aceptar reunirme con sus enemigos? No, por una sencilla razón: yo no lo traicioné a él. Él fue quien me traicionó a mí”, escribió en el volumen  de 432 páginas.

Suplementos digitales