La defensa de Álex Saab considera ‘ilegal̵…
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene 30 parques metropolitanos, Guayaquil cue…
Operativos para ordenar el Centro Histórico iniciaro…
El agro blindó sus cultivos con las pólizas de seguro
Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración

Estudio internacional sugiere reubicar obras por la erosión

Maquinaria de Celec realizó en noviembre pasado obras de mitigación en una zona del río Coca, en Napo. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Maquinaria de Celec realizó en noviembre pasado obras de mitigación en una zona del río Coca, en Napo. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Maquinaria de Celec realizó en noviembre pasado obras de mitigación en una zona del río Coca, en Napo. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El Bureau of Reclamation de Estados Unidos, una entidad estatal con experiencia en el diseño y construcción de presas y obras hidráulicas, ha sugerido al Gobierno ecuatoriano considerar la reubicación de la infraestructura aledaña al río Coca, en Napo.

Esta propuesta se hace porque, según la firma americana, las soluciones planteadas por la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) para mitigar la erosión regresiva en este afluente tienen un “alto riesgo de falla”. Esta es la principal conclusión de su informe de octubre pasado, el cual fue remitido a la corporación estatal.

Sobre el río Coca están las obras de captación de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair (CCS). Estas incluyen el túnel de captación de agua, una presa de 31,8 metros de altura, un vertedero, un desarenador y compuertas de limpieza.

La reubicación de estas obras “es potencialmente menos costosa y presenta un riesgo menor que las medidas de estabilización propuestas en este tramo”, dice el informe del Bureau of Reclamation.

Además, el estudio señala que el túnel de desvío para el agua debería extenderse para llegar a la nueva ubicación río arriba de las obras de captación. “Este costo también debe evaluarse”, apunta el texto.

La erosión regresiva -que se inició en febrero pasado tras el colapso de la Cascada San Rafael– ha avanzado 7,6 km aguas arriba y está a 11,2 kilómetros de distancia de esta obra del CCS, según el reporte del 6 de diciembre de la Celec.

Además de las obras de captación, el estudio de la firma estadounidense habla de reubicar otras cuatro infraestructuras: el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) Ecuador, del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (Sote), del poliducto Shushufindi-Quito y de la carretera Baeza-Lago Agrio.

Algunos tramos de esas obras han sido ya reubicadas luego de que en abril pasado un socavón -que se formó a causa de la erosión- provocara la rotura de las tuberías por donde se transporta petróleo y combustibles. En junio pasado, un tramo de la carretera se cerró entre el kilómetro 66 y 68, porque una parte de la calzada estaba en riesgo de colapsar. Y se habilitó una vía alterna.

Para evitar que este fenómeno continúe afectado esta infraestructura, OCP Ecuador, Petroecuador y el Ministerio de Transporte mantienen un monitoreo permanente en esta zona. Además, la Celec anunció en julio pasado un plan para mitigar la erosión.

La propuesta consiste en la construcción de obras de emergencia para reducir la velocidad del avance de la erosión regresiva y más adelante ejecutar obras definitivas. Entre estas se encuentran la construcción de muros enrocados sobre el cauce, el ensanchamiento del río.

Tras analizar parte de esta información, US Bureau of Reclamation –que accedió a documentos que remitió la Celec sobre este fenómeno por pedido del Gobierno ecuatoriano- sostiene que es posible que muchas de las medidas de estabilización propuestas sean socavadas por el río. “El río todavía está ajustando su pendiente y altura y pueden pasar años antes de que el río se estabilice”, precisa en el informe.

La reubicación de obras, según US Bureau of Reclamation, podría tener un costo menor que las medidas definitivas que analiza Celec, porque se podría reusar parte de los componentes existentes.

La Celec precisó que el presupuesto referencial de las obras definitivas es aproximadamente USD 120 millones.

Jorge Sevilla, ingeniero en Geotécnica, explicó que se debe tomar en cuenta que este fenómeno provoca la erosión de la base y de los costados del río. Esto implicaría que parte de los trabajos que se plantean para mitigar el problema se queden sin soporte y sean removidas con la fuerza del agua.

Sevilla consideró que el Gobierno debería analizar las sugerencias del ente estadounidense, con gran reputación en este sector y que ha construido, al menos, 10 000 presas.

La Celec dijo que para tomar una decisión sobre la reubicación de la infraestructura se requiere información de estudios, de análisis topográficos e de investigaciones geológicas que definan su factibilidad. “Por la morfología de la zona, esto se presenta difícil y probablemente muy costoso”.

Celec agregó que el Informe del Bureau of Reclamation fue emitido con base en información obtenida y generada entre marzo y abril pasado.

Suplementos digitales