Quishpe: ‘UNES tiene la oportunidad de enmenda…
Llori convoca al Pleno por caso ‘Pandora Papers’
Pesebre gigante del Panecillo se encenderá el 8 de diciembre
Ecuador mejora el aprendizaje en Matemáticas y Cienc…
Capturan en Ecuador a presunto integrante del ‘…
Grecia multará cada mes a mayores de 60 años que no …
CDC modifican la guía para aplicar tercera dosis por…
Niño de tres años, el primer fallecido por terremoto en Perú

Empresarios cuencanos protestaron por la salida de Tame de una ruta aérea

Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Durante la protesta el concejal, Iván Granda; y el presidente de la Asociación Hotelera del Azuay, Juan Pablo Vanegas, pegaron un sello grande en la puerta de acceso a las oficinas de Tame que decía “debido a la quiebra inminente esta empresa queda clausurada”. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

La mañana de este 20 de abril del 2017 se realizó un plantón para exigir a Tame EP respeto a Cuenca y a sus ciudadanos. Durante la protesta que se cumplió en el aeropuerto Mariscal La Mar se realizó una clausura simbólica de las oficinas de la aerolínea nacional.

La medida de hecho convocada por el sector turístico tuvo la participación de empresarios, estudiantes universitarios y autoridades locales. Con consignas y carteles rechazaron la decisión de las autoridades de Tame de dejar de operar en la ruta Cuenca-Guayaquil-Cuenca.

Según un comunicado de la aerolínea, dejaron de operar en la ruta Cuenca-Guayaquil-Cuenca, hasta segunda orden, porque no han generado la demanda y los ingresos esperados para obtener la rentabilidad necesaria. El documento no menciona si la decisión adoptada es indefinida.

Sin embargo, la gobernadora de Azuay, María Augusta Muñoz, dijo que recibió información de los directivos de Tame que dejarán de operar únicamente por 60 días, hasta ordenar y realizar ajustes en los horarios de vuelos en todo el país.

Durante la protesta el concejal, Iván Granda; y el presidente de la Asociación Hotelera del Azuay, Juan Pablo Vanegas, pegaron un sello grande en la puerta de acceso a las oficinas de Tame que decía “debido a la quiebra inminente esta empresa queda clausurada”. Al interior había cuatro empleados laborando.

Para Vanegas, lo que está pasando en Cuenca es un retroceso en la conectividad aérea, lo cual afectará a los sectores comercial, industrial, académico y turístico. “La ciudad tiene problemas grandes que afectan en el desarrollo económico y su imagen como tercera ciudad en importancia nacional.

Por ejemplo, mencionó las vías estatales en mal estado, el tranvía que no avanza en su construcción y la suspensión de vuelos…Por su parte el concejal Granda señaló que “ya era hora de que el pueblo se levante para exigir el servicio aéreo como un derecho ciudadano”, dijo.

Suplementos digitales