Epmaps redobló controles al agua de Quito por el paro
El Ejecutivo acepta volver a los diálogos con la Conaie
Decreto 95 no cuajó en el área petrolera
El paro activó a las mujeres del Austro del país
Un millón de paquetes del aceite popular saldrán al …
¡Un lujo!
Crisis sigue sin punto de encuentro
Especialistas piden atención integral a salud con de…

La vía Balbanera-Pallatanga tiene 14 puntos críticos muy afectados en la Sierra centro

Una empresa de conservación vial realiza trabajos puntuales en la vía. Estos días de invierno, palos obstaculizan el paso en la ruta. Foto: Modesto Moreta / EL COMERCIO

El transportista Anderson Valencia ha incrementado a nueve horas su viaje por la vía Balbanera-Pallatanga-Bucay. Conduce un tráiler color azul y lleva dos contenedores metálicos color café, cargados con equipos industriales.
Hasta hace cuatro años tardaba entre siete y ocho horas desde Guayaquil a Latacunga.

Esta carretera es una de las principales que conecta a la Sierra Centro con Guayas y se encuentra en constante deterioro.

Los transportistas circulan a 30 kilómetros por hora para evitar caer en los cráteres de la calzada.

Aunque Valencia reconoce que es complicado esquivarlos y en esas circunstancias las suspensiones de los vehículos se exponen a que se rompan. “Es una carretera complicada, hace falta mantenimiento. Las autoridades no hacen nada por repararla y nosotros somos los afectados porque gastamos hasta USD 500 en mantenimiento de los vehículos”.

Desde el año pasado, este hombre ha optado por transitar durante el día, debido a que en la noche la carretera es peligrosa por la serie de hundimientos y grandes baches. Este Diario constató el miércoles 18 de mayo el estado de la carretera en un recorrido, que arrancó a las 06:30. El viaje comenzó a la altura del cantón Colta (Balbanera) hasta Trigoloma. Este es uno de los sitios más afectados con baches, hundimientos y cuarteamiento del hormigón.

Desde este sector hasta Pallatanga, tampoco hay señalización horizontal y vertical, especialmente, en los tramos dañados.

El descenso por esta vía conduce a las zonas denominadas Santiaguitos, Los Santiagos, Multitud, y puente de Charguayaku.

En estos sitios también hay grandes cráteres que intentan ser tapados por 10 integrantes de la Asociación de Conservación Vial Mundo Express del cantón Pallatanga, en Chimborazo.

Ellos están a cargo del mantenimiento de los 106 km de vía.
Con machetes, picos y palas cortan la maleza y tratan de que la carretera quede expedita al tráfico. Ellos trabajan ocho horas diarias.

La calzada irregular se evidencia en decenas de huecos que impiden la circulación normal entre Chimborazo y Guayas. Foto: Modesto Moreta / El Comercio

Mantenimiento rutinario

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) de Chimborazo contrató a esta Asociación el pasado 25 de abril. Carlos Villanueva, representante de Mundo Express, explicó que su labor consiste en limpiar las alcantarillas, cunetas y de cortar la maleza que crece a los lados de la calzada.

También colaboran cuando hay emergencias como un deslave.
Ellos se apoyan en la maquinaria del MTOP. Para estos trabajadores, los tramos más complicados son: Trigoloma, Santiaguitos y Los Santiagos. Valencia es uno de los 6 000 transportistas que circulan a diario por esta zona.
El 80% corresponde al transporte pesado y de carga, de acuerdo a un informe emitido por el MTOP.

Los técnicos de la entidad constantemente realizan recorridos para verificar la situación vial. Hasta el año pasado detectaron nueve puntos críticos, pero este año aumentaron cinco, por lo que en total son 14 lugares que demandan arreglos urgentes.

Guillermo Chávez, subsecretario Distrital del MTOP en Tungurahua, explicó que hay un tema legal con la empresa que durante cinco años fue contratada para el mantenimiento de la vía.

“El primer año debía efectuarse el arreglo de los puntos críticos y los cuatro restantes el mantenimiento, pero no se cumplió”.

Ante el incumplimiento decidieron terminar unilateralmente el contrato en dos ocasiones, en el 2019. “El MTOP realizó los trámites legales respectivos y el 6 de mayo pasado se hizo el peritaje”. La reparación costaría USD 31,7 millones, según las proyecciones.