Fallece en Guayaquil Francisco Huerta Montalvo
El Gobierno tiene la oportunidad para reconciliar po…
La reactivación económica depende de tres tareas
El subsidio a los combustibles pasará los USD 3 000 millones
Britany, Mhia y Linda, niñas apasionadas por el reciclaje
Jóvenes diseñadores crearon prendas llenas de color …
Una experiencia en 3D por cascadas y zonas del turis…
Leyendas y tradiciones ecuatorianas se transformaron…

La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos

Iván Saquicela, titular de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), fue elegido presidente el pasado 5 de febrero de 2021, en sesión extraordinaria. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El futuro de Iván Saquicela, titular de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), se resolverá el lunes 30 de mayo, en Azuay. Está previsto que el juez Carlos Jerves se pronuncie sobre si decide o no aceptar la acción de protección presentada por el funcionario, para recuperar su cargo como presidente de la CNJ. 

El magistrado analiza los alegatos que presentaron Saquicela y el departamento jurídico del Consejo de la Judicatura (CJ). Este organismo, dirigido por Fausto Murillo, lo suspendió de sus funciones hace ocho días. Según los comunicados de la entidad, la suspensión de 90 días de Saquicela se dio por dos denuncias de supuesta negligencia manifiesta. 

El sancionado rechaza esas alegaciones y dice que su suspensión se debe a “una metida de mano a la justicia que tiene como finalidad sacarlo del cargo”.De hecho, esto lo dijo hace dos días ante el juez Jerves, en el inicio de la audiencia por la acción de protección. Saquicela inició su defensa criticando la ausencia de Murillo y del vocal de la judicatura, Juan José Morillo.  

La arremetida de Saquicela a estas dos autoridades se da porque fueron los votos de ellos los que aprobaron su suspensión temporal. Pero para el equipo jurídico de la Judicatura, la suspensión no está basada en una persecución. 

Ellos argumentaron que las denuncias por negligencia en su contra se dan por demoras en el proceso de extradición del expresidente Rafael Correa. Según los informes que tiene la CJ, el proceso para extraditar al exjefe de Estado ha tenido un retraso de más de ocho meses, pese a que el exmandatario ya tiene una sentencia en firme por el delito de cohecho.  

¿Qué hay detrás de la disputa del presidente de la Corte y el titular de la Judicatura? 

En la audiencia del jueves 19 de mayo intervinieron seis personas ajenas al litigio. Estas intervenciones se las conoce jurídicamente como amicus curiae. Cinco de ellos apoyaron los argumentos de Saquicela sobre una posible intromisión de la justicia por parte de la CJ.  

De hecho, pidieron al juez que analizara su fallo observando el momento político actual. Parte de esto se refiere a que Murillo llegó a la presidencia de la Judicatura tras la renuncia de María del Carmen Maldonado, en febrero pasado. El puesto que ostenta Murillo es un encargo y no se ha oficializado.  

De allí que Saquicela, 20 días después, envió una terna de candidatos al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para que elijan al nuevo vocal y presidente de la Judicatura. Terna que retiró luego de dos meses, porque no se concretó el cambio.

Pero toda esta pugna pudiera generar un trasfondo positivo para el expresidente Correa. En la audiencia de juicio, uno de los abogados amicus curiae señaló que esta pelea judicial podría ser tomada por el expresidente para evitar su extradición. “Va a decir que se trata de una persecución política porque están apresurando y suspendiendo al presidente de la CNJ”.  

Este no sería el único escenario que vive la justicia en estos momentos. Un tercer problema que enfrenta es que la inestabilidad pudiera manchar los procesos de dos concursos para la selección de jueces anticorrupción y de magistrados de la Corte Nacional.  

Además, la Judicatura está tratando de solventar el déficit de la Defensoría Pública y de la Fiscalía. Entre las dos requieren de al menos 500 defensores y agentes.

Aeso se suman la credibilidad de la gente respecto del traslado de detenidos y beneficios que jueces de Guayas, Azuay… han otorgado a cabecillas de bandas delictivas y a sentenciados por actos de corrupción. El viernes 27 de mayo se resolvió una de las acciones presentadas por un juez en Guayas; fue suspendido por rebajar la pena que pesaba sobre José Luis Zambrano, alias ‘Rasquiña’, jefe de la banda Los Choneros.  

La judicatura negó su pedido de volver al cargo, pues lo acusa de rebajar una pena de 20 años a ocho, sin sustentos suficientes. El lunes habrá otra diligencia para resolver ese hecho.Lo mismo ocurre con los jueces que fueron suspendidos por la liberación del exvicepresidente Jorge Glas y de la prelibertad de alias ‘JR’, otro cabecilla de Los Choneros.