En suspenso disputa entre comercio formal e informal…
México aplica dosis extra a mayores de 60 pero desca…
Presupuesto 2022 del Municipio de Quito será de USD …
Fisco cerrará el año con menor déficit
Cadena perpetua para padrastro y madre por feminicid…
Abogado de Nelson Serrano pide a EE.UU. tramitar dos…
En la terminal terrestre de Tulcán se reforzarán controles
Joven agredido durante gresca en Quito no falleció

Esmeraldas afronta el aumento de casos por la indisciplina ciudadana

En el centro de Esmeraldas no se acoge totalmente el distanciamiento social. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

En el centro de Esmeraldas no se acoge totalmente el distanciamiento social. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

En el centro de Esmeraldas no se acoge totalmente el distanciamiento social. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Con el cambio al semáforo amarillo, el incremento de la cantidad de casos de covid-19 es bajo en los cantones San Lorenzo y Muisne. En Esmeraldas, Rioverde y Atacames hay más contagiados.

Eloy Alfaro se puso en amarillo el 13 de julio y Quinindé estuvo en rojo hasta ayer, 16 de agosto del 2020; es el segundo cantón de la ‘Provincia Verde’ con más casos (958), después de Esmeraldas.

San Lorenzo ha logrado contener el coronavirus, pese a que fue el primer cantón de la ‘Provincia Verde’ en cambiar al amarillo el 10 de junio. En ese entonces tenía 33 casos y hasta ayer, 16 de agosto, eran 85.

La tasa de contagio es 13 por cada 10 000 habitantes. Esto se debe a que el Municipio aplica varias estrategias, que han dado resultados. Por ejemplo, al inicio de la cuarentena se restringió el ingreso de personas externas al cantón por todas las vías: fluvial, marítima y terrestre.

También se instaló una cabina de desinfección en la entrada a la ciudad, para las personas y los vehículos.

Adicionalmente, un equipo técnico del ayuntamiento se encargó de que todos los negocios cumplieran con las medidas de bioseguridad; y, a través de la Comisaría Municipal, se hicieron controles para frenar la venta de bebidas alcohólicas.

Por las calles del cantón se realiza el perifoneo de todos los cuidados que tienen que aplicar los habitantes, para no contraer el covid-19.

En el otro extremo de la provincia, Muisne tiene pocas personas enfermas y el aumento no es muy significativo en más de un mes desde que se encuentra en esta segunda fase; es decir, desde el 1 de julio. Tiene 125 enfermos.

Las autoridades consideran que los habitantes siguen las medidas de protección y colaboran con los policías municipales, quienes controlan las aglomeraciones en las calles y el mercado de la ciudad.

Atacames ha tenido un aumento de los casos, luego de que pasó al amarillo un día después de San Lorenzo. Registraba 75 contagiados y ayer llegaron a 270.

Para el exdirector del hospital de Atacames, Rolando Sacoto, hay más contagio, debido a que las personas no usan la mascarilla en zonas como el mercado y la zona pesquera. También, hay un incumplimiento en el aforo de los buses de transporte urbano, pues viajan más del 50% de la capacidad permitida.

Aunque, desde inicios de este mes Atacames puso énfasis en los controles y las medidas, ya que es una de las 40 playas autorizadas por el Comité de Operaciones de Emergencia nacional (COE), para recibir a los turistas.

Para su apertura, antes del feriado del 10 de agosto, se desarrolló una campaña sobre el distanciamiento físico, el uso obligatorio de la mascarilla y que los locales turísticos cumplan los protocolos sanitarios.

En Rioverde y Eloy Alfaro se reportaban hasta ayer 218 y 290 contagiados, respectivamente; Esmeraldas tenía 1 469.

En Rioverde no se acatan las medidas de protección, como el uso de mascarilla, sobre todo en las comunidades Palestina y Rocafuerte, que se dedican a las actividades pesquera y camaronera. Así lo asegura Rosa Cortez, del gremio de comerciantes. Además, en Rioverde, se reportan fiestas en los barrios populares.

En el cantón Esmeraldas ha sido difícil controlar las fiestas clandestinas y el consumo de licor en los barrios populares. “Hemos realizado los esfuerzos para que se apliquen las medidas de bioseguridad, pero existe resistencia entre las personas”, señala la alcaldesa Lucía Sosa.

El epidemiólogo David Quiñónez, que colabora con el COE cantonal, explica que el incremento sostenido de los casos se debe al cambio al amarillo, que permitió una mayor movilidad, se reactivaron las actividades de todo tipo y los habitantes regresaron a los puestos de trabajo.

Él agrega que en la ciudad se cumple poco el distanciamiento de dos metros y hay una falsa sensación de seguridad en la población, por lo que pocos usan la mascarilla y no se lavan las manos o aplican gel-alcohol.

Eloy Alfaro pasó al amarillo el 13 de julio, por lo que el incremento en un mes no sobrepasa los 40 casos.

En contexto

En el cantón Esmeraldas se aplica desde hace más de un mes el operativo Impacto, con la participación del Ejército, la Armada y la Policía Nacional. Se estructuró este plan para frenar las fiestas y el consumo de bebidas alcohólicas, que aún se mantienen.

Suplementos digitales