Continúa bajando el precio del petróleo de Texas a U…
Hallan el cuerpo del niño que cayó en el Pailón del …
Cinco detenidos por explosión en Cristo del Consuelo
China relanza ejercicios militares cerca a Taiwán an…
El volcán Sangay registra unas 185 explosiones, sism…
Reino Unido es el primero en aprobar una vacuna biva…
El Pico y placa se retoma en Quito, luego del feriado
Prorrusos afirman que hay un muerto por ataque en la…

Los comerciantes evaden el paro para ofertar sus productos

En los exteriores del mercado Mayorista en Santo Domingo, los comerciantes organizan la venta de sus productos. Foto: Bolívar Velasco / EL COMERCIO

Los comerciantes llegan a los exteriores de los dos mercados mayoristas de Santo Domingo, pasado el mediodía. Se instalan en ese sitio, ubicado en la vía Santo Domingo-La Concordia, para organizar los productos que consiguieron temprano en la zona rural.

En los últimos días, unos 10 vendedores hacen una feria improvisada porque los centros de abastos están cerrados y los del interior de la ciudad están desabastecidos.

En Ambato sucede algo similar y es una opción ante la falta de corredores humanitarios para abastecer de alimentos a sus habitantes.

Una decena de productores de la capital de Tungurahua saca a la calle sus legumbres, hortalizas, leche, huevos y otros productos para venderlos directamente. Esto porque durante 12 días no han podido moverse por el paro nacional.

Ellos se arriesgan a las agresiones, pérdida de neumáticos e insultos en los cierres viales. Con suerte y paciencia (por las largas esperas) logran pasar y traer los productos a las urbes. A veces estas ventas son a escondidas.

En Santo Domingo consiguen vender leche, queso, panela, verde, aguacate, sandías, piñas, melones y papayas. Son productos obtenidos localmente. Pero no son suficientes, ya que existe un desabastecimiento en la Sierra.

Los productos no han podido arribar por las manifestaciones, tanto en la vía Alóag-Santo Domingo como en la Calacalí-La Independencia.

Comercio, un sector importante

La actividad económica en la tierra tsáchila está dominada por el comercio, cuyas ventas representan el 65% del total de segmentos. La Cámara de Comercio informó que su sector mueve al año USD 1,3 millones, y que su labor es muy importante y no se puede parar.

Washington Zambrano acudió a la parroquia Alluriquín, en la vía Alóag-Santo Domingo, la noche del jueves 23 de junio, aprovechando que la ruta estaba un poco despejada.

Durmió a pocos pasos del puente sobre el río Damas, que en días anteriores ha sido el epicentro de las protestas. Esperó hasta las 03:30 y viajó montaña arriba para comprar a los agricultores.

Darío Ortiz, ganadero del cantón Mocha, al sur de Ambato, pasó los obstáculos en la vía utilizando rutas alternas. Ese día logró comercializar 250 litros de leche, que los vendió a USD 0,50 el litro.

Carlos Viera, vecino de Ciudadela Presidencial, ubicada al oriente de Ambato, compró cinco litros del lácteo, huevos, legumbres y hortalizas. Su despensa ya estaba vacía, porque los alimentos no llegan debido al paro. “Los precios están normales, no hay es­peculación”, manifestó.

Compró una funda de mellocos en USD 1, una cubeta de huevos en USD 3,50, babaco y col en USD 0,50 centavos cada uno.

El mercado Mayorista de Ambato se mantiene cerrado. Es uno de los más grandes de la Sierra Centro y desde aquí se distribuye el 40% de la producción para todo el país. Eso hizo que la urbe se quedara desabastecida de alimentos.

El gas de uso doméstico y demás insumos no pueden entrar por los bloqueos de la vía Panamericana E-35, que conecta a Latacunga con Quito. Las carreteras a Baños, Guaranda y Riobamba están tomadas por los indígenas.

Hugo Moreno, presidente de la Junta Parroquial de Alluriquín, en Santo Domingo de los Tsáchilas, dice que en el lugar se activó un corredor humanitario. Pero solo funciona para emergencias médicas.

Los convocados no dejan pasar a los camiones con productos que logran sortear el otro punto bloqueado en la Alóag-Santo Domingo, en Santa Rosa (Pichincha).

El presidente de la Cámara de Industrias de Tungurahua, Gonzalo Callejas, explicó que pese a los acercamientos entre indígenas y autoridades, ha sido imposible abrir un corredor humanitario para que ingrese balanceado para las aves, medicamentos y alimentos.

Los distribuidores de productos, como Luis Gonzaga, denunciaron que la producción de tomate y cebolla, que llevaron desde Cotopaxi a Santo Domingo, se perdió. Estuvo tres días en la carretera y pese a su insistencia, no lo dejaron circular. Gonzaga perdió USD 1 500 por esta situación.

Corredores, sin resultados

Los corredores humanitarios poco han funcionado a escala nacional, por el impedimento de los manifestantes. El presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador, Franklin Galarza, dijo que con la Cruz Roja se han activado estos espacios de tregua.

Sin embargo, reconoce que hace falta coordinar con otras entidades, como las gobernaciones, que están facultadas para liderarlos.

Desarrollamos esta herramienta para ver dónde escasean productos o cuál es el costo actual. Repórtanos aquí » https://bit.ly/3OIlRbU

Posted by El Comercio on Saturday, June 25, 2022