La cárcel de Cuenca implementó 40 camas para la hospitalización de internos con covid-19

Unos pocos familiares llegan a diario a los exteriores de la cárcel de Turi para conocer el estado de salud de los suyos

Unos pocos familiares llegan a diario a los exteriores de la cárcel de Turi para conocer el estado de salud de los suyos

Unos pocos familiares llegan a diario a los exteriores de la cárcel de Turi para conocer el estado de salud de los suyos. Foto: Lineida Castillo

El incremento de casos de covid-19 al interior del Centro de Rehabilitación Social de Cuenca (CRS-Turi) obligó a sus autoridades a habilitar –este martes 30 de junio de 2020- un pabellón para cuidados intermedios de los privados de la libertad con sintomatología.

Es una especie de hospital con 40 camas –en esta primera fase– que funciona en uno de los pabellones de mujeres y que cuenta con personal sanitarios, para atender a los internos que necesitan hospitalización pero que no requieran de equipos médicos especiales.

Esto es parte del plan de contingencia y el objetivo es no saturar la atención en los hospitales Vicente Corral Moscoso y José Carrasco Arteaga que atienden a los pacientes de covid-19, explicó el director del centro carcelario, Rómulo Montalvo.

Además, dijo que es más complicado trasladar a los reclusos a los hospitales públicos porque deben activar otros protocolos de seguridad con el ECU-911 Austro y necesitan de personal de seguridad de forma permanente en las habitaciones.

De las 395 pruebas rápidas realizadas, hasta este martes 30 de junio de 2020, se confirmaron 124 casos positivos. Cuatro internos que tenían complicaciones de salud como diabetes, hipertensión arterial o neumonía fallecieron en el Vicente Corral Moscoso y otros cuatro siguen hospitalizados.

Para este miércoles 1 de julio está previsto que una brigada médica del Ministerio de Salud Pública (MSP) ingrese al CRS-Turi para evaluar y realizar más pruebas rápidas a otros internos que están en cerco epidemiológico y con síntomas de coronavirus.

Esta cárcel tiene una población de 2 700 presos. Montalvo dijo que no han descuidado la atención médica de los privados de la libertad y que en coordinación con MSP siguen enfrentado los contagios y la propagación del virus, dentro de esta emergencia sanitaria.

Por ejemplo, mencionó que cuentan con arcos de desinfección y a diario realizan la sanitización de los espacios comunales. Además, tienen un área de triaje para la toma de las pruebas rápidas y para tratar sintomatologías asociadas al covid-19.

A los internos les dotaron de mascarillas, jabón, gel y alcohol, y al momento se mantienen suspendidas las visitas familiares, para evitar una mayor porpagación del virus.