Corea del Sur limita reuniones sociales a seis personas
Mera, Bagüí y Pellerano, los ‘duchos’ de la final
Vacunarse es una responsabilidad colectiva
Festival de Orquestas en la agenda de Fiestas para e…
¡Que viva el Quito de antaño en La Ronda!
María Elena García: ‘La inclusión beneficia a toda l…
12 días al año bajará el IVA del 12% al 8% en el sec…
Las exportaciones de arroz nacional cayeron 95% este 2021

Los artesanos de la playa Las Palmas, en Esmeraldas, se reactivan con la presencia de turistas

La playa de Las Palmas fue reabierta al público a mediados de septiembre del 2020. En el lugar se venden artesanías. Foto: Artesanos Esmeraldas

La playa de Las Palmas fue reabierta al público a mediados de septiembre del 2020. En el lugar se venden artesanías. Foto: Artesanos Esmeraldas

La playa de Las Palmas fue reabierta al público a mediados de septiembre del 2020. En el lugar se venden artesanías en bambú, guadúa, mate, tagua y damagua. Fotos: Artesanos Esmeraldas

Diez negocios de artesanías, ubicados en el malecón de playa Las Palmas, norte de la ciudad de Esmeraldas, experimentan una reactivación con la reapertura del balneario y la presencia de turistas.

La playa fue reabierta al público a mediados de septiembre del 2020, pero la aglomeración de personas y algunos actos delictivos obligaron al Comité de Operaciones de Emergencia de Esmeraldas (COE) a restringir el ingreso los domingos.

Tras la protesta de los dueños de bares, heladerías y locales de artesanías, desde el domingo 29 de noviembre se reabrió nuevamente.

Xavier Rosales, uno de los representantes los vendedores de artesanías afros en el malecón, dijo que desde que empezaron con las ventas, a finales de julio, ofertaron sus productos a las pocas personas que acudían.

Entre agosto y septiembre las ventas fueron mejorando con la presencia del turismo interno, así como de la Sierra y Colombia, a quienes les gustan las artesanías en bambú, guadúa, mate, tagua y damagua (fibra natural).

En los locales también hay ropa playera y artículos para que los niños jueguen en la arena. Las ventas llegan hasta los USD 60, especialmente los fines de semanas, cuando hay una mayor concurrencia.

“Decidimos apostarle al turismo tras pasar al semáforo amarillo, el 7 de julio. Desde entonces estamos en el balneario con nuestro trabajo artesanal”, señala Pamela Rosales, una de las artesanas.

Los 20 operarios cuentan con las medidas de bioseguridad en sus negocios y se encargan de entregar información turística a los extranjeros.

Jéssica Simisterra, otras de las comerciantes, siempre ofrece a sus clientes gel y alcohol desinfectantes y pide que usen la mascarilla, como lo hace ella.

De acuerdo con la Dirección de Turismo del Municipio de Esmeraldas, unas 1 500 personas acuden al balneario los fines de semana, lo que permite un mayor movimiento económico.

En el malecón, 20 locales de venta de comidas rápidas, asados, entre otros reabrieron sus puertas desde hace un mes con la flexibilización de las medidas restrictivas.

El presidente de la Cámara de Turismo de Esmeraldas, Víctor Orellana, cree que la recuperación económica es lenta y se debe tener paciencia. Los siete hoteles que están en Las Palmas, no cuentan con clientes permanentes.

A través de la Cámara de Turismo se articula con los hoteleros, dueños de bares, restaurantes y artesanos para motivar -por medio de sus plataformas digitales- a que asistan los turistas del país al balneario de Esmeraldas.

“Intentamos salir de la crisis ofreciendo servicios turísticos, gastronomía y artesanías que identifican a Esmeraldas, bajo todas las medidas de bioseguridad”, señala Orellana.

Ahora la propuesta es fortalecer el trabajo para implementar un corredor turístico de la zona norte, cuando se habilite la conexión con Colombia.

Suplementos digitales