Volqueta pierde pista y se volcó en Píntag
Continúa bajando el precio del petróleo de Texas a U…
Hallan el cuerpo del niño que cayó en el Pailón del …
Cinco detenidos por explosión en Cristo del Consuelo
China relanza ejercicios militares cerca a Taiwán an…
El volcán Sangay registra unas 185 explosiones, sism…
Reino Unido es el primero en aprobar una vacuna biva…
El Pico y placa se retoma en Quito, luego del feriado

Arosemena prevé ordenar las cuentas públicas con visión social

Guillermo Lasso y Pablo Arosemena durante la ceremonia de posesión de nuevas autoridades, en el Palacio de Carondelet. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

El nuevo ministro de Finanzas, Pablo Arosemena, no tiene una tarea sencilla. Su antecesor, Simón Cueva, fue criticado por enfocar su gestión en ordenar las cuentas públicas sin una visión social.  El desafío de Arosemena ahora será combinar estas dos aristas en el manejo económico.

Durante su posesión, el martes 5 de julio, señaló que su gestión tendrá como objetivo mantener una conexión de la política económica con la ciudadanía, “escuchando a la gente, destrabando y resolviendo problemas. Pretendo ser su ministro, no solo en el escritorio, sino en el territorio”, dijo al presidente Guillermo Lasso.

Su gestión estará encaminada, según explicó, en el ordenamiento de las cuentas fiscales, pero con enfoque social y administrando los recursos con eficiencia y equidad.Su “plan económico de la reactivación” incluye tres elementos: priorizar la ejecución del gasto social para asegurar que “el gasto público llegue a los bolsillos de los ecuatorianos”.

El segundo será bajar el costo de vida y reducir los atrasos, para que ese dinero “fluya y dinamice la microeconomía” y así aumentar el poder adquisitivo de las personas.

El tercer elemento será impulsar la construcción de obra pública, que permitirá la generación de “empleos de calidad”.

Compromisos pendientes

Para David Castellanos, analista económico, el cambio de ministro es una hoja de ruta inicial para manejar los problemas económicos y priorizar el tema social, que es una cuestión pendiente.

Mencionó que no tiene una tarea sencilla; en este momento cuenta con la presión de los compromisos adquiridos en el marco del paro nacional, liderado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas  (Conaie).

Esto implica un monto superior a los USD 1 000 millones y que abarcan subsidios, mayor presupuesto para la salud, aumento del bono de desarrollo humano, condonación de deudas, etc. Y tiene 90 días para solucionar otras demandas de los sectores sociales.

Todo esto en un panorama internacional nada favorable; en esta semana se registró la caída del precio del petróleo. El martes 5 de julio, el barril de crudo WTI, referencia para Ecuador, se comercializó a USD 98. 

El precio del crudo pudiera seguir cayendo, ya que se advierte una recesión a escala mundial, según proyecciones de Citigroup.

Su informe revela que el petróleo podría caer hasta los USD 65 por barril para finales de 2022 y podría llegar a los USD 45 a finales de 2023. Esto significaría menos ingresos para el país.

De enero a junio de 2022, el Ecuador recibió ingresos de USD 1 611 millones por venta de petróleo, esto representa casi tres veces más de lo recibido en los mismos meses de 2021, cuando llegó a USD 495 millones, impulsado por el incremento del precio del petróleo a escala internacional.

Asimismo, en recaudación de impuestos, el país recibió USD 8 095 millones, USD 1 361 millones más de lo recaudado en el mismo período de 2021. Este buen desempeño se debe, principalmente, a la reforma tributaria, vigente desde noviembre de 2021.

Para Oswaldo Landázuri, analista económico, el perfil de Arosemena es muy distinto al de Cueva, ministro saliente.

Su formación le genera varias dudas, ya que responde a una línea libertaria, neoliberal y anteriormente había hablado de bajar impuestos o que era legítimo no pagar tributos, por ejemplo. “Pero, ahora se va a topar con una realidad muy dura”.

El analista cree que hay que esperar para ver qué postura asume Arosemena. “Lamentablemente su historia en la vida pública plantea muchos desafíos”.

Landázuri también enfatizó en que el cambio de ministros debió ser una oportunidad para establecer puentes con otros actores sociales y ceder espacios de poder.

“No veo que Lasso está entendiendo la situación del país, que no pueda salir de su círculo más íntimo para conseguir otras visiones y otro tipo de liderazgos”.  

El presidente Guillermo Lasso hizo oficial el cambio de Gabinete Ministerial. En el evento, la exministra de Salud Ximena Garzón fue condecorada » https://bit.ly/3yJWdhP

Posted by El Comercio on Tuesday, July 5, 2022