Al menos cinco muertos y 44 heridos en varios terrem…
El papa Francisco se reunió con Elon Musk
Los misteriosos ‘Peaky Blinders’ que atr…
Fallece en Guayaquil Francisco Huerta Montalvo
Britany, Mhia y Linda, niñas apasionadas por el reciclaje
Jóvenes diseñadores crearon prendas llenas de color …
Una experiencia en 3D por cascadas y zonas del turis…
Leyendas y tradiciones ecuatorianas se transformaron…

Desabastecimiento causa retrasos en instalación de medidores de energía

Los medidores ya se encuentran disponibles para ser instalados por la Empresa Eléctrica Quito. El proceso se inicia desde el lunes 16 de mayo. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO.

Molesta, pero resignada, se ve Mariela Jaramillo, de 34 años. Vive en el sector Obrero Independiente, con su esposo y dos hijos. Ingresó la solicitud de un nuevo medidor de energía la última semana de abril.

Aún no tiene una respuesta de la empresa y tampoco una alternativa. Construyó un departamento en la tercera planta de su casa y necesita conectar los servicios básicos para rentarlo.

“Sin luz no puedo arrendar, significa que estoy perdiendo plata”, se queja. Con los papeles que respaldan su pedido ha ido a la Empresa Eléctrica Quito, EEQ, en dos ocasiones. Le dicen que espere.

El nuevo departamento ya tiene su medidor de agua y todas las instalaciones listas. Le falta el medidor de energía para conseguir un arrendatario, que pague los USD 160 que pide de alquiler.

Según la EEQ, 263 solicitudes de nuevo servicio están pendientes de atención, hasta la segunda semana de mayo. La razón de la demora es el desabastecimiento de medidores.

“Debido a la pandemia, los procesos de compra se vieron afectados por los cambios de precios en el mercado, así como la demora en el tránsito en las importaciones. Esto provocó que no se cumplan los tiempos previstos de adquisición” justifica la EEQ en una respuesta a este Diario.

Dispositivos ya están listos para su instalación

Sin embargo, la Empresa Eléctrica aclara que los dispositivos ya se encuentran en sus bodegas, para ser registrados y despachados. Estarán disponibles para su instalación a partir de hoy.

En el caso de Norma Sandoval, que construyó su casa en Guajaló, la solicitud fue ingresada apenas esta semana. Ella teme que el retraso la deje al final de la fila.

“No sé cuánto habrá que esperar, una vecina me informó que en una semana ya me ponían (el ­medidor) pero hay más gente esperando”, lamenta.

Sandoval vive con su hija mayor y dos nietos. Tiene el servicio de energía conectado de manera irregular desde hace un mes. “Sin luz, ¿qué hacemos?”, cuestiona.

La EEQ asegura que para volver a la normalidad y atender a las solicitudes que permanecen represadas, tardarán “tenta­tivamente” 15 días. Lo harán a través de jornadas extendidas y en horas suplementarias.

En lo que va de 2022, la empresa ha entregado un total de 8 202 medidores. Esto puede ser por solicitud de nuevo servicio o reemplazo por cualquier motivo.

Solo en la zona urbana de la capital laboran 22 grupos de electricistas para la instalación de este servicio. En las periferias son 36.

En 2019, año de prepandemia, se instalaron 30 170 medidores. Un año después, la cantidad disminuyó a 21 522, debido al confinamiento por el covid-19.

Para 2021, el número de instalaciones volvió al nivel anterior a la crisis sanitaria (30 000).

El trámite

En Yaruquí, a una hora de Quito, José Abarca está construyendo una pequeña vivienda en su terreno esquinero. De momento tiene una conexión directa desde el poste de energía. Le sirve para conectar alguna máquina o tener
luz cuando se pone el sol. Todavía no vive ahí.

Planea hacer la solicitud formal del servicio una vez cuente con las escrituras de la casa, que prevé concluir a fin de mes.

También puede entregar otro certificado o algún documento que constate su propiedad del inmueble. Ese es uno de los requisitos de la EEQ para quien solicita un nuevo servicio.

En ese caso, el trámite se encuentra habilitado para hacerse en línea o en cualquiera de las agencias disponibles en la urbe. No se requiere cita previa.

No tiene ningún costo por la instalación, pero sí un pago por la garantía del medidor, porque pertenece a la empresa.
Ese valor se incluye, por una sola vez, en la primera planilla de pago, y depende de la necesidad de cada cliente, aunque la compañía no especifica valores.

La EEQ ha identificado las zonas con mayor demanda de servicios eléctricos nuevos. Entre ellas están Calderón e Iñaquito, en el norte; Conocoto, Tumbaco, en los valles; y Guamaní, en el sur.