Comunidades indígenas marcharon en Puyo para apoyar …
Volquetas y autos amarillos complicaron el tránsito en Quito
Cuenca: 10 días con falta de gas de uso doméstico
Localizan al menos 40 migrantes fallecidos dentro de…
Se reinstalará nueva mesa de diálogo; Gobierno no ac…
Calma en la Universidad Central en el día 15 de movi…
¿Cuál es la importancia de la vía Calacalí?
Momentos de tensión se vivieron en los exteriores de…

‘La Cantata’: detrás de una idea de independencia

La obra recupera las expresiones del mundo popular andino y costeño, en música y construcción dramatúrgica. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

El ser humano comenzó su travesía con el error como bandera. Ya lo dijo Cioran en uno de sus potentes aforismos: “El hombre empezó con el pie izquierdo. El percance en el paraíso fue la primera consecuencia. Lo que sigue era obvio”.

Antes de comenzar los ensayos, el salón se inunda de sonidos disparejos. Cada músico afina su instrumento. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Antes de comenzar los ensayos, el salón se inunda de sonidos disparejos. Cada músico afina su instrumento. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Este filósofo rumano también nos recuerda que lo verdaderamente importante es el principio y el desenlace. Lo que se hace y lo que se deshace, todo lo que esté en el Ecuador de estos polos es únicamente el camino hacia el ser.

Una de las bailarinas que forma parte del elenco, traspasa el telón ubicado en la parte superior del Teatro Nacional Sucre, donde se realizaron los primeros ensayos conjuntos. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Una de las bailarinas que forma parte del elenco, traspasa el telón ubicado en la parte superior del Teatro Nacional Sucre, donde se realizaron los primeros ensayos conjuntos. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Mirar cómo se levanta una puesta en escena en el teatro es ver el error como la construcción del ser, ese que será la obra una vez que se ha presentado al público.

El maestro Jorge Oviedo es el encargado de la creación musical de ‘La Cantata’. Él también dirige a la orquesta. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
El maestro Jorge Oviedo es el encargado de la creación musical de ‘La Cantata’. Él también dirige a la orquesta. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

El ensayo es el camino: la repetición, las caídas, los silencios, las pausas, la prueba, la batuta que se detiene y pide corrección, en fin… los errores son los que permiten ensamblar una obra de la magnitud de ‘La Cantata: 1822, la batalla que no termina’.

En la música participarán la Orquesta de Instrumentos Andinos y la Banda Sinfónica Metropolitana, entre otros. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
En la música participarán la Orquesta de Instrumentos Andinos y la Banda Sinfónica Metropolitana, entre otros. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Pero la práctica va más allá de ser un sistema que permite conocer el guión y las directrices. Sirve también para dar personalidad y emocionalidad a las escenas, ya que prepara al artista ante la posibilidad del fallo. Y cómo enfrenta este a la equivocación es lo que da determinado brillo a la muestra.

La propuesta escénica es producto de una investigación adelantada por María Antonieta Vázquez. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
La propuesta escénica es producto de una investigación adelantada por María Antonieta Vázquez. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Ensayo para equivocarse

Se ensaya para acertar, pero también para equivocarse. Humanizar la técnica, cargarla de temperamento, es lo que conmoverá.

El elenco de danza está conformado por 18 bailarines. Se recuperan roles invisibilizados, en especial de mujeres. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
El elenco de danza está conformado por 18 bailarines. Se recuperan roles invisibilizados, en especial de mujeres. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Montar un espectáculo multidisciplinario que abarca música, teatro, danza contemporánea y proyección multimedia, implica entender la energía de los diferentes lenguajes artísticos que confluyen en el acto, para transmitir las ideas e interpretaciones de los directores.

Esta producción- realizada por la Fundación Teatro Nacional Sucre- contará con más de 200 artistas en escena. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Esta producción- realizada por la Fundación Teatro Nacional Sucre- contará con más de 200 artistas en escena. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

A decir del argentino Arístides Vargas, encargado de la dramaturgia y la puesta en escena de la obra, ‘La Cantata’ es la conmemoración de una idea de independencia que se generó hacia 1800 en toda América Latina, pero tuvo como epicentro a Quito con la Batalla de Pichincha.

El calentamiento adecuado de los artistas es fundamental para el correcto desenvolvimiento en las tablas. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
El calentamiento adecuado de los artistas es fundamental para el correcto desenvolvimiento en las tablas. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Sin embargo, para el director de la obra, la misma idea de independencia es una cuenta pendiente pues se habla de ella en pasado, como una cuestión de historia, cuando se la debe abordar en presente, procurando en sociedad el bien común, la felicidad y la justicia social.

Los danzantes vibran y entretejen con la música, los textos y las imágenes que forman parte de esta propuesta. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
Los danzantes vibran y entretejen con la música, los textos y las imágenes que forman parte de esta propuesta. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Es decir, y volviendo al pensamiento de Cioran, lo que verdaderamente importa es el principio y el desenlace.

Un ejercicio de memoria

La Cantata’, entonces, no es solo un producto artístico que tendrá cumbre en los aplausos del público cuando se la presente este martes 24 de mayo en la Plaza de San Francisco.

El dramaturgo argentino radicado en Ecuador, Aristides Vargas es el director de la puesta en escena de ‘La Cantata’. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
El dramaturgo argentino radicado en Ecuador, Arístides Vargas es el director de la puesta en escena de ‘La Cantata’. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

Es más un ejercicio de memoria que se puede analizar desde varias aristas, desde las posturas nacionalistas y patrióticas hasta las críticas al mismo concepto de patria, independencia y libertad.

La historia se cuenta desde la gente común: lavanderos, pregoneros, con recursos líricos de la poesía popular. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
La historia se cuenta desde la gente común: lavanderos, pregoneros, con recursos líricos de la poesía popular. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

El presente ensayo fotográfico descompone a la obra que intenta nacer y la presenta en diferentes fragmentos.

La coreografía estuvo a cargo de la maestra Carolina Vásconez, quién supervisó los diferentes detalles. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO
La coreografía estuvo a cargo de la maestra Carolina Vásconez, quién supervisó los diferentes detalles. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO

De esta forma, se busca que sea el  propio espectador quien imagine cómo se amalgaman las diferencias, las notas, los vibratos, los músculos, las corporalidades y, por su puesto, los errores que dan vida al ser.