23 de abril de 2017 11:54

Bailoterapia, crossfit y carreras entre las actividades por el día de la movilidad sostenible, en el parque La Carolina

Bailoterapia, gincanas, crossfit y carreras se realizaron en el parque La Carolina la mañana de este domingo 23 de abril del 2017. Foto: EL COMERCIO

Bailoterapia, gincanas, crossfit y carreras se realizaron en el parque La Carolina la mañana de este domingo 23 de abril del 2017. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
María Belén Merizalde
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Bailoterapia, gincanas, crossfit y carreras fueron algunas de las actividades que se desarrollaron durante la mañana de este domingo 23 de abril del 2017, en la Cruz del Papa, como parte de la Semana de la Sostenibilidad. Este evento se vive en Quito desde el sábado 22 hasta el viernes 28 de abril.

La temática escogida fue la movilidad sostenible, liderada por la Secretaría de Inclusión del Municipio de Quito y que al mismo tiempo se lleva a cabo en 22 ciudades de Iberoamérica.

"A través de este evento queremos llegar a la ciudadanía para lograr una ciudad con una verdadera movilidad humana sostenible. Solo cuando respetemos las diferencias de los otros tendremos una ciudad sostenible", comentó Vanesa Cobo, secretaria subrogante de Inclusión Social.

Hasta el lugar también llegaron varias personas refugiadas provenientes de países como Colombia, Venezuela, Cuba y Haití, para exponer sus emprendimientos.

Según cifras de la organización para refugiados en Ecuador HIAS, existen al menos 100 mil personas en el país bajo esta condición. "Hemos venido trabajando durante 15 años para ayudar a los refugiados a reconstruir su vida", dijo Galo Quisanga, coordinador nacional de la Organización.

Quisanga aseguró que en Quito aún existe mucha discriminación hacia los extranjeros y señalo que "solo a través de este tipo de eventos se logra llegar a la gente para conseguir una ciudad sostenible en este sentido".

Darwin Torres es un refugiado colombiano y llegó a Quito desde hace seis meses. Actualmente se dedica a vender capuchinos, mocachinos y expresos en las calles de la ciudad. "Tuve que salir de mi país y llegué a Quito a montar mi empresa que es una cafetería ambulante", comentó.

Torres indicó que en el tiempo que lleva en la ciudad ha visto muestras de cariño de la gente, pero también discriminación por su nacionalidad. Indicó que "ojalá en algún momento esto pueda cambiar".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)