Sismo de magnitud 3.6 se registró en Guayas
Avalancha de hielo provoca emergencias con despareci…
El narco ‘más buscado’ de Colombia será …
Armada detuvo lancha artesanal ‘sospechosaR…
El precio de la energía en España sube un 4% y los c…
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …

Asambleístas pierden popularidad

Cuando la Asamblea Constituyente comenzó a trabajar, en diciembre de 2007, reemplazando al Congreso Nacional, su credibilidad estaba en sus mejores momentos. Una encuesta de la empresa Cedatos concluyó, en ese momento, que la popularidad era del 62%, una cifra que no se había registrado en 30 años de historia parlamentaria. Ahora, la Asamblea Nacional vuelve a experimentar el mismo desgaste que persiguió al ex Congreso en períodos anteriores. A finales de julio, cuando empezó la gestión de los nuevos asambleístas, había un 34% de aprobación. Pero tan solo en dos meses, la popularidad ha descendido cinco puntos.

Las reacciones

Del lado del  bloque de Gobierno  dicen que una primera medición de la popularidad de la Asamblea no puede ser un indicador concluyente. Creen que  Cedatos tiende a favorecer a la oposición.

Cynthia Viteri (PSC)  dice que la Asamblea sí puede despertar el interés ciudadano y mejorar su percepción si se trabajan en reformas  que combatan  los niveles de inseguridad.  Uno de los temas que a su juicio más inquietan a la gente.Menos credibilidad

Según Cedatos, la aceptación actual es de un 29%.  Son más de 30 puntos que han caído en la evaluación. Ello a pesar de que muchas de las figuras que  están en la Asamblea participaron en la Constituyente y que la bancada más numerosa es la de Alianza País, vinculada a la imagen del presidente Correa. Otro dato que se destaca  es la credibilidad en la palabra de los actuales asambleístas, que bajó del 29% en agosto al 20% en septiembre. Es decir, nueve puntos en solo dos meses.

La gestión de la Asamblea Nacional ha sido mal evaluada por la mayoría de la población. Según Cedatos, esto se debe a que se ha visto renacer al Congreso de antes, por sus comportamientos. La toma de decisiones por imposición del voto, desde la mayoría gobiernista, gravita en el análisis ciudadano. A esa práctica, se suma la ausencia de una tarea de fiscalización frontal hacia el Gobierno y otros organismos del Estado. Esto constituye para Cedatos, y varios asambleístas de oposición, uno de los elementos negativos en la percepción del trabajo de la Asamblea.
Imagen aún positiva

En las encuestas de  Informe Confidencial, la lectura es menos drástica. Según Santiago Nieto, director de esta firma, si bien hay una caída de 10 puntos en la imagen, aún se conserva un balance positivo, puesto que hay un 55% de imagen favorable (ver infografía).   Un asambleísta que se define como independiente  es Rafael Dávila. Él sostiene que la Asamblea  tiene un problema más grave, que es  de percepción. Es decir que los congresos, según la ciudadanía, no resuelven los problemas de la gente.  La tarea de la Asamblea y de sus integrantes es menos visible y valorada, en comparación con la del Gobierno y los organismos seccionales. “La gente quiere ver resultados”, dice Dávila. 

Suplementos digitales