Recompensa de USD 1 000 por información sobre perros…
Policía halla explosivo durante asalto a agencia fin…
Presidencia dice que Ejecutivo respetará indagación …
Sobre dos ruedas recorren Quito en la noche
3 158 nuevas becas para la Universidad están en riesgo
Nexos con paraísos fiscales persiguen a tres gobernantes
La informalidad persigue al 70% de jóvenes del Ecuador
La construcción se reactiva con incentivos y exonera…

Ningún asambleísta con alto puntaje

Las encuestadoras Cedatos, Informe Confidencial y CMS tabularon la opinión sobre el trabajo legislativo. Las dos primeras coinciden que cuando trabajaba la  Constituyente de Montecristi (2007-2008) la aprobación superaba el 60%, por el respaldo a la redacción de la nueva Constitución. Dos años más tarde, la imagen positiva del Pleno es del 29%, (Cedatos), 45% (Informe Confidencial) y 25% (CMS).

Además, esta  última empresa, ante la pregunta de ¿cuál asambleísta está haciendo un mejor trabajo?, concluyó que el 67% de consultados contestó que ninguno. La legisladora de más alta calificación es Cynthia Viteri (Madera de Guerrero-PSC) con 6%. Le siguen Rolando Panchana, Fernando Cordero y María Paula Romo, de Alianza País, y Galo Lara, de  Sociedad Patriótica.

Santiago Nieto, director de Informe Confidencial, explica que el  declive de la Asamblea comenzó con la llegada de la Comisión Legislativa y de Fiscalización, conocida como ‘Congresillo’. Eran los mismos integrantes de la Asamblea, pero eran percibidos como antiguos diputados.

La Comisión trabajó durante 277 días, del 27 de octubre de 2008 y hasta el 30 de julio pasado. Su principal tarea fue apoyar con la agenda legislativa, el proyecto político de Rafael Correa. 

En ese tiempo se aprobaron 30  de 54 proyectos de ley. La mayoría sobre temas económicos. Las normas legales más connotadas fueron la de Seguridad Financiera, el Código Orgánico de la Función Judicial y las polémicas reformas al Código Penal que modificó el tipo penal del hurto.

Desde el 31 de julio se instaló oficialmente la Asamblea, con 130  integrantes. De ellos, 55 ya habían sido diputados o asambleístas. Destacan su presidente Fernando Cordero, César Rodríguez, María Paula Romo y Rolando Panchana del oficialismo. Y alfiles de la oposición como Viteri, Gilmar Gutiérrez, Galo Lara y Vicente Taiano (del Prian).

Así como estos y otros políticos han vuelto a sus actividades legislativas, también se han repetido las críticas por la forma de operar a la Constituyente y al  ‘Congresillo’. A Cordero no le preocupan las encuestas. “Con la estadística se puede hacer una cantidad de cosas”, comenta el legislador.

Adicionalmente, sostiene que con las cifras que se endosan a la aceptación de la Asamblea algunos han logrado ser electos como presidentes de la República.

Cordero recuerda que los antiguos congresos y ex presidentes de la República tenían hasta un rechazo del 70% en el país. Asimismo, los congresos en América Latina no son populares.

Para Cordero, la ruta del trabajo de la Asamblea está marcada hasta 2013. Ese mapa se llama Plan Legislativo y servirá para aprobar los proyectos legales . En ese ajuste también se tratará sobre horarios y cambios administrativos del trabajo de las comisiones. Sobre la tarea de Fiscalización dijo que los asambleístas han recibido más de un millón de páginas para empezar a realizar sus investigaciones.

Suplementos digitales