Trump sufre revés con envío de caso contra Twitter d…
La FEF busca aliviar sus finanzas con la Tri
Los sápara luchan por mantener su tierra
CC analiza la pertinencia de militares en las calles
Destinos, con 70% de reservas confirmadas
Más de la mitad de pacientes con tuberculosis están …
Venezuela abre paso peatonal en la frontera con Colombia
Gobierno venezolano vigilará redes sociales en campa…

Argentina logró el cuarto cupo a Sudáfrica

Montevideo. AFP y Reuters

La selección de Argentina se clasificó al Mundial de Sudáfrica 2010 y relegó a Uruguay a la repesca al vencerla 1-0. El cotejo de la última fecha de las eliminatorias se cumplió ayer en el estadio Centenario de Montevideo.

El volante Mario Bolatti convirtió a los 84 minutos el gol que sentenció la contienda en favor de la visita, un minuto después de la expulsión del lateral de la Juventus Martín Cáceres en filas locales.

El compromiso exhibió un trámite equilibrado con dominio alternado de las acciones, pero cuando todo hacía vislumbrar un empate sin goles, un error de Cáceres determinó la conquista albiceleste, tras el cobro de la falta desde la banda derecha del ataque argentino.

Los contendientes mantuvieron asimismo un oído en Santiago, donde un eventual triunfo de Ecuador sobre Chile significaba la eliminación de Argentina, si además caía en el estadio Centenario, o de Uruguay, en caso de cosechar un empate o una derrota en el histórico clásico.

Con este resultado, Argentina sumó 28 unidades y se adueñó de la cuarta y última plaza directa que concedió el clasificatorio regional, como escolta de Brasil, Paraguay y Chile, mientras que Uruguay finalizó en el quinto peldaño, con 24 puntos.

Los dirigidos por el estratega Óscar Tabárez accedieron por tercera vez consecutiva al repechaje, instancia que los depositó en Corea del Sur y Japón 2002 y los marginó de Alemania 2006 tras sendos cruces con Australia.

En la oportunidad disputarán el pasaporte al ecuménico con el cuarto de la Concacaf, el 14 de noviembre en Centroamérica y 18 en Montevideo.

Tras la victoria, los argentinos respiraron con alivio, pero el triunfo no logró disipar la desilusión de los aficionados con el director técnico Diego Maradona.

Argentina entró al torneo tras derrotar a los uruguayos por la mínima diferencia, pero el fantasma de la eliminación generó más de un dolor de cabeza en una nación futbolera por excelencia.

Incluso, en Argentina se cuestiona el nivel de trabajo de la ex estrella del fútbol. “Es un respiro, ya estoy tranquilo, pero al Mundial no vamos bien. Maradona como jugador es todo, pero como técnico es malísimo”, dijo Marcos Segura, un vigilante de automóviles de 28 años.

Durante el cotejo, la frenética Buenos Aires se volvió silenciosa con los argentinos pendientes de la televisión, en un partido en el que Argentina necesitaba ganar  para no quedar fuera del Mundial por primera vez en 40 años.

“Estaba con mucho miedo de que Argentina quedara afuera, y estuvimos cerca”, dijo Marcelo Rodríguez, abogado de 38 años. Al final, Bolatti marcó el gol de la victoria y dio oxígeno al país, al equipo y a Maradona.

Suplementos digitales