Dos niñas heridas por ataque, cuando iban al colegio…
Rusia advierte a Occidente: 'El invierno solo acaba …
Pico y placa en Quito se suspende por feriado en la capital
Incendio forestal en San José de Minas fue controlad…
Reconstrucción del caso María Belén Bernal realizó l…
Joven pierde sus piernas por una infección, luego de…
Una nueva edición de la fiesta de los dulces para ce…
Darwin Pereira: La administración de Hernán Ulloa ha…

42% de siniestros fatales de Quito ocurre en moto

Motociclistas circulan delante de otros vehículos en el sector de la intersección de las avenidas Amazonas y Naciones Unidas, en el norte de Quito. Foto: Carlos Noriega / EL COMERCIO.

Ir en moto es 10 veces más inseguro que viajar en vehículo. Lo advierte Jesús Gómez, técnico en Ingeniería de Tránsito. Lo explica así: dentro de un auto hay un armazón metálico y dispositivos como el cinturón de seguridad y los airbags que protegen al conductor y al pasajero en caso de un impacto. En la moto -en cambio- no hay ninguna protección más que el casco y la ropa adecuada, y no siempre se los usa.

Gómez explica que, en el caso de los motociclistas, los golpes pueden ser mortales porque se dan tres impactos: el del casco contra el suelo, la cabeza contra el casco y la masa encefálica contra el cráneo. Por lo que dice que es clave trabajar en la educación y en el control.

Según la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), el número de motos que circulan en Quito aumentó a raíz de la pandemia, ya que muchas personas optaron por endeudarse y adquirir un vehículo de dos ruedas para no tener que viajar en bus y exponerse al virus. Eso se ha visto reflejado en la siniestralidad y mortalidad. En el 2020 hubo 641 sinestros de tránsito que involucraron a motos. En el 2021 fueron 823. Los fallecidos también aumentaron de 60 a 80.

Martín Bastidas, de 23 años, es profesor de aeróbicos en varios gimnasios del norte de la ciudad y se moviliza en su motocicleta. Admite que no es el medio más seguro, pero lo hace porque es económico (consume poco y le costó USD 1 200) y le permite llegar a tiempo a sus clases.

Nunca se ha chocado, pero ha estado a punto. Asegura que hay muchos motociclistas irresponsables, pero también hay conductores de autos que no respetan las leyes. Siempre usa el casco, pero no tiene ropa de material especial para protegerse en caso de una caída.

Erika Cobo, directora (e) del área de Ingeniería de Tránsito de la AMT, explica que los motociclistas están entre los actores más vulnerables de las vías, lo que se ve reflejado en las cifras de fallecidos. Por ejemplo, de enero a junio de 2022 hubo 130 fallecidos por siniestros en las vías en todo tipo de vehículos; de ellos, 55 iban en moto. Esto representa el 42% del total de personas que perdieron la vida en siniestros viales.

Una parte del problema –dice- se debe a que los conductores no cumplen las leyes de tránsito. En lo que va del 2022 se han emitido 1 449 citaciones a conductores de moto que circulaban por sitios no permitidos, como por la vereda o por la ciclovía. Es común verlos rebasando por el carril derecho, haciendo giros en U por lugares no permitidos, o adelantando autos mientras están detenidos por el semáforo en rojo. Todo eso no se debe hacer.

La entidad también ha emitido multas por no portar placas. Se ha citado a 1 293 conductores por este motivo. Otros 1 194 han recibido sanciones por invadir el carril exclusivo, destinado al transporte público municipal.

A pesar de que el uso del caso es obligatorio y de que puede salvarle la vida al conductor -señala Cobo-, han sancionado a 695 conductores por no usarlo. Las vías donde ocurren más siniestros y pérdidas de vidas de conductores de motos son la Simón Bolívar y la Mariscal Sucre. Estas son también las dos vías más rápidas de Quito.

Las ventas

Las cifras de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) muestran que en los meses de enero y abril de 2022 se ha registrado un incremento de importaciones de ese tipo de vehículos. Hay dos tipos de motos que tienden al alza: las de motor de pistón alternativo de cilindrada superior a 800 cm3 (40% más) y las de motor eléctrico (31% más). En el 2021, se importaron 76 142 motocicletas, mientras que de enero a julio de 2022 fueron 36 913 unidades.