Manifestaciones en China por política Covid Cero
El Cyber Monday en locales es la oportunidad para in…
Aucas participó en el desfile de la Confraternidad d…
Fiscalía allana hospital Teófilo Dávila de Machala p…
Disputa entre vocales censurados y Asamblea se aviva…
Pareja de montañistas queda herida por caída en el v…
117 aspirantes a la Contraloría se postulan en medio…
¿Cuáles son los feriados que quedan en el 2022 para …

3 570 nuevas fisuras se encontraron en Coca-Codo Sinclair, según informe

Coca-Codo-Sinclair

En noviembre próximo, la Central Hidroeléctrica Coca-Codo Sinclair cumplirá seis años desde su inau­guración. A pesar de esto, hasta ahora no se encuentra una solución definitiva para 17 661 fisuras que se han hallado en sus ocho distribuidores de agua, según un informe presentado recientemente en una de las comisiones de la Función Legislativa.

De acuerdo con el documento presentado a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, 3 570 nuevas fallas fueron encontradas este 2022. Los defectos fueron localizados en dos de los cuatro distribuidores de la Fase I, las cuales pertenecen a las unidades 1, 2, 3 y 4.

La Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec EP) informó a la Comisión Legislativa, en abril pasado, que en este 2022 se ejecutan los trabajos en la Fase I. Mientras que en 2021 se realizaron las obras de mantenimiento en los distribuidores de la Fase II, los cuales concluyeron en noviembre pasado. La central tiene, al menos, siete procesos de reparación.

Una situación recurrente

El problema de las fisuras en la central hidroeléctrica más grande y más cara del país no es nuevo. Las primeras se detectaron en 2014 y la empresa Consulting Inspection Services (CIS) confirmó su existencia en 2015. Así lo estableció un informe de la Contraloría General del Estado, en 2019.

Se identificaron 7 646 fallas en los ocho distribuidores hasta 2015. Estas fueron soldadas antes de que la central entrara en operación, el 18 de noviembre de 2016. Desde entonces han seguido apareciendo nuevos defectos. Según el documento que fue presentado a los miembros de la Comisión legislativa, muchas de las fisuras no pueden ser reparadas.

Por ejemplo 54 de estas, pertenecientes a la unidad 8, se encuentran en la parte exterior, es decir, pegadas al hormigón que los recubre, lo que hace imposible llegar a ellas. Los distribuidores 6 y 7 también presentan grietas que no han sido reparadas.

Según el informe, los procesos de soldadura no fueron técnicamente realizados y la calidad del acero usado en la construcción de los equipos son las principales razonesparalaaparición delasfallas. La central fue construida por la empresa china Sinohydro, desde 2010 hasta 2016, en el Gobierno de Rafael Correa.

El costo total de la obra fue de USD 3 311 millones. Inicialmente, tenía un presupuesto de cerca de USD 1 000 millones, es decir, tuvo un incremento de precios de más de más del 200%. Estas son algunas de las 121 conclusiones que tiene el informe de la Comisión presidida, hasta ahora, por el asambleísta Fernando Villavicencio. El legislador presentó su renuncia a la presidencia de la mesa hace un mes.

La obra no ha sido recibida completamente por el Estado ecuatoriano. Sinohydro no puede eludir responsabilidades y debe continuar haciendo trabajos de reparación en la central. El documento también recomienda que no se reciba esta infraestructura hasta que se subsanen todas las fallas.

Un estudio rechazado

Sin embargo, el informe de Fiscalización no fue aprobado por la mesa legislativa el pasado 29 de septiembre. Los asambleístas del correísmo votaron en contra y los legisladores del partido del Ejecutivo se abstuvieron. Desde entonces, Villavicencio ha dado a entender que el Gobierno estaría pensando recibir la obra pese a las miles de fallas.

Sin embargo, la Celec y el Gobierno han ratificado su posición de no aceptar la hidroeléctrica mientras presente desperfectos. La empresa pública solicitó un arbitraje internacional en contra de Sinohydro, debido a los problemas presentados en la construcción de la obra. Este proceso todavía sigue en curso y no hay una fecha estimada para su conclusión.

Tras la negativa de los legisladores, Villavicencio presentó este lunes una denuncia en contra de la empresa china y de la fiscalizadora mexicana Asociación Consultora Cfe-Pypsacva-Ica. El objetivo es que se establezcan responsabilidades penales y civiles por las fallas encontradas en este proyecto.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News