Pasarela Designer Book 2017. En la derecha, una pieza de Gustavo Moscoso; en la izquierda, una de María Gracia Roble. Foto: Mario Faustos / CHIC!

Pasarela Designer Book 2017. En la derecha, una pieza de Gustavo Moscoso; en la izquierda, una de María Gracia Roble. Foto: Mario Faustos / CHIC!

La técnica del claroscuro innova la moda ecuatoriana

Sebastián Monsalve para CHIC! (O)

La industria textil y de la imaginería artística, creativa y visual de la moda en Ecuador pasó de ser una pieza esférica, oxidada y sin movimiento, a ser la misma prenda pero más reluciente y con una rotación que, aunque sea lenta, se torna más llamativa e interesante.
Sigue sucediendo en nuestro país que quienes rigen la moda son los medios visuales con más acceso a la sociedad, en este caso, televisión, periódicos, revistas y redes sociales.

Estos, sin duda, son líderes de opinión sin que necesariamente tengan alguna relación con la moda, vendiéndonos la idílica idea de que una prenda nos hará ver de una manera específica o nos dará legitimidad dentro de un grupo social. A estos responden diferentes tipos de consumidores que se verán limitados por una situación económica, social y cultural preestablecida. Con esto quiero sumar, con autonomía y franqueza, que la moda cotidiana es un firme, acertado y fiel reflejo del espíritu de una sociedad y ha pasado a ser herramienta misma de la historia. Además, es necesario señalar que quizás pasará a ser el boceto más fiel de varios fenómenos sociales de identidad y cultura.

Es necesario voltear a ver y preguntarse qué pasa, en la actualidad, con el nivel de vida, la educación, la economía, el arte y la cultura dentro del Ecuador.

¿Más claro o más obscuro…?


El pasado 1 de septiembre, en el marco de su décima séptima edición, se presentó Designer Book Quito, Ecuador 2017. Posterior a este evento, se llevó a cabo una de las muestras más esperadas en Ecuador: el lanzamiento de la nueva colección de Fabrizio Celleri, Once Upon a Time, en donde, el festejo de sus 20 años de trayectoria fue la parte central. Tuvo lugar en Guayaquil, el 27 de septiembre de 2017; y para finalizar este ciclo de moda ecuatoriana, el pasado 26 de octubre se presentó el Designer Book Guayaquil 2017, en un marco de festejo de 10 años de vida y trayectoria. Estos son de los más importantes espacios, en el país, que dan entrada a este fenómeno social llamado moda y a sus contados representantes nacionales e internacionales quienes apuestan por un cambio. Muchas veces podemos encontrar muy acertadas colecciones y, otras veces, nos encontramos con creaciones extravagantes de acuerdo a los diseñadores.

Existen muchas oportunidades para impulsar a esta industria en crecimiento, y como tal creo que es fundamental empezar a reconocer el trabajo de todos. Debemos dejar de contemplar como “colaboraciones” al trabajo de todo el equipo de personas que están detrás de estos eventos: modelos, fotógrafos, productores, escenógrafos, relacionistas públicos, diseñadores gráficos, maquillistas, estilistas, asistentes, peluqueros, etc. Ellos necesitan y quieren vivir de su oficio, arriesgando y apostando el quehacer de su vida por carreras poco convencionales para así generar cambios, avances y manifestaciones y hacer crecer la industria moda, realizando muchas veces su actividad sin remuneración económica.

Por mucha o poca experiencia que se tenga, si existe el talento necesario y comprobado para tener un espacio en esta industria, no se deberían contemplar este tipo de situaciones que se tornan en desventaja para la misma.

Es necesario tomar conciencia y dar el merecido reconocimiento a las figuras e instituciones como, por ejemplo, El Manso Hotel Boutique y YU Smarthotels, que en está ocasión han dado vida a estos eventos de la industria de la moda.

Además del rostro o los principales actores que brillan con luz propia en estos eventos, está todo el equipo de artistas tras telón, son ellos quienes verdaderamente sostienen el peso y la presión para que todo se desarrolle de una manera óptima.