Hacer una mascarilla capilar con aceite de oliva y miel, ayudará a hidratar el pelo. Foto: Patricio Terán / Chic!

Hacer una mascarilla capilar con aceite de oliva y miel, ayudará a hidratar el pelo. Foto: Patricio Terán / CHIC!

Mima tu piel y cabello antes de ir a la playa

Ana C. Alvarado. (I)

La exposición continua al sol y al agua salada deshidrata y maltrata la piel y el cabello. Por ello, es recomendable hacer tratamientos externos antes y después de viajar a la playa.

Elizabeth Torres, gerenta del Club de Salud del Hotel Marriott, compartió dos recetas fáciles de realizar.

Para el cabello, aconseja una mascarilla que nutra, hidrate y proteja. En el pelo limpio, aplicar un cuarto de taza de aceite de oliva, de medios a puntas. Arañar con los dedos para que se distribuya mejor. Hacer lo mismo con la miel. La cantidad de aceite y miel que se use depende de la cantidad y largo del cabello.

En el pelo limpio, aplicar un cuarto de taza de aceite de oliva, de medios a puntas. Foto: Patricio Terán / CHIC!

En el pelo limpio, aplicar un cuarto de taza de aceite de oliva, de medios a puntas. Foto: Patricio Terán / CHIC!

Estos dos ingredientes ayudan a mantener la humedad natural del cabello. Además, cortar un cm las puntas, antes de aplicar la mascarilla, ayudará a que se absorban mejor los nutrientes. Dejar actuar por 15 minutos y lavar con champú.

En el rostro y el cuerpo, se puede aplicar una mascarilla frutal. Primero hay que exfoliar el área a tratar. Para el rostro se recomiendan exfoliantes suaves, pulverizados. En el cuerpo se puede usar algo más abrasivo y en los pies se pueden utilizar ingredientes tan gruesos como el azúcar.

En el rostro y el cuerpo, se puede aplicar una mascarilla frutal. Foto: Patricio Terán / CHIC!

En el rostro y el cuerpo, se puede aplicar una mascarilla frutal. Foto: Patricio Terán / CHIC!

La mascarilla frutal nutritiva se realiza con una mezcla de papaya, frutilla y banano. Es rica en vitaminas A, C, potasio, entre otros. Se aplica en la zona a tratar y se deja actuar por 20 minutos. Se recomienda cubrir la piel, a excepción del rostro, con un plástico y una cobija térmica, pues el calor ayuda a absorber mejor los nutrientes.

Un extra para la temporada playera es usar zumo de zanahoria, pues el betacaroteno ayuda a broncear de forma natural la piel.

Ambos tratamientos se deben repetir al regresar de la playa, para devolverle al cuerpo lo que perdió tras el contacto con el agua, la arena y la exposición al sol.