No Name cerró la primera jornada del Runway, con una propuesta que se inspira en lo mexicano. Foto: Patricio Terán / El Comercio

No Name cerró la primera jornada del Runway, con una propuesta que se inspira en lo mexicano. Foto: Patricio Terán / El Comercio

Moda anti-Trump se presentó en Quito

Ana C. Alvarado

El diseñador mexicano Jonathan Morales presentó por segunda ocasión una colección de su marca No Name en el Runway, una plataforma que promueve la moda en Ecuador. Este evento de alta costura se tomó el Quorum del Paseo San Francisco, en Cumbayá, oriente de Quito, ayer viernes 19 de mayo y finalizará hoy, sábado 20.

“Es una colección súper significativa porque está inspirada en México”, indica el director creativo de No Name. La identidad de esta marca está definida por la cultura japonesa y del anime. Sin embargo, esto no fue una dificultad para que Morales deje ver elementos muy mexicanos en la pasarela, como el peinado con cintas de las modelos o los prints de mariachi.

Además, los modelos también tenían un maquillaje que hace referencia a la protesta y al orgullo mexicano frente al racismo de Donald Trump. Frases como “Viva México” o palabras como “Amor” fueron escritas en el rostro y cuerpo de los modelos.

El primer día del Runway contó con un programa que inició a las 17:00 con un desfile a cargo de tres estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito: Pamela Rodríguez, Natalia Palacios y Judith Delgado.

El evento continuó con la presentación de la pasarela conjunta de Designers Society, en la que mostraron sus diseños las marcas ecuatorianas Stephanie Rodas, Lula Kirei, Lifting Souls, Eskopica y María Gracia Robles.

Ya en una pasarela exclusiva, Mayta lanzó su última colección, que se inspira en la geometría. Esta marca ecuatoriana interviene textiles con pinturas de artistas ecuatorianos y después crea ropa con cortes minimalistas.

Mientras los modelos se preparaban para la siguiente salida, Oba Bags Addiction presentó una instalación con sus carteras y bolsos para hombres y mujeres.

De regreso en la pasarela, la diseñadora ecuatoriana Fadua trajo desde Italia su última colección. La moda mediterránea de las décadas del 70 y 80 se plasmó en su propuesta.

Jonathan Morales, de No Name, cerró la primera jornada del Runway.