Sin embargo, para aquellas personas que quieran desarrollar un verdadero ritual de belleza de la piel que sea totalmente natural, existen algunos alimentos que, aplicados directamente sobre la piel, pueden tener efectos asombrosos sin costos elevados y si

Sin embargo, para aquellas personas que quieran desarrollar un verdadero ritual de belleza de la piel que sea totalmente natural, existen algunos alimentos que, aplicados directamente pueden tener efectos asombrosos. Foto: Archivo / CHIC!

Siete mascarillas naturales para revivir la piel

Infobae América

Muchos hombres y mujeres quieren mejorar su rutina de belleza de todos los días para que su piel se vea mejor,  pero a veces los productos de belleza pueden ser costosos y, ante tanta oferta en el mercado, siempre está el peligro de elegir un producto inadecuado que no dé el resultado deseado.

Sin embargo, para aquellas personas que quieran desarrollar un verdadero ritual de belleza de la piel que sea totalmente natural, existen algunos alimentos que, aplicados directamente sobre la piel, pueden tener efectos asombrosos sin costos elevados y sin el riesgo de una reacción adversa.

1. De aguacate


El aguacate es una fruta muy completa por sus altos niveles de vitaminas (ya que posee doce de las trece que existen) con un alto contenido de los complejos B y E, además contiene minerales como el hierro, cobre y potasio, que son excelentes para nutrir e hidratar la piel. A raíz de estos beneficios, ya hace tiempo que muchas empresas de cosméticos están incorporando en sus productos este alimento.

La vitamina A que contiene el aguacate es muy útil para el tratamiento del acné, la psoriasis y los efectos de la exposición solar, como manchas y quemaduras. La vitamina C estimula la tersura y luminosidad del rostro y las vitaminas D y B6 ayudan a reducir las arrugas y líneas de expresión.

Para preparar esta mascarilla, sólo se deben combinar la mitad de un aguacate maduro con dos cucharadas de agua tibia hasta que se forme una pasta. Se aplica directamente en la cara limpia, evitando el contorno de ojos, se mantiene por 10 minutos y se lava con agua tibia.

2. De yogur

El yogur es un verdadero superalimento cuando se trata de cuidados de la piel visiblemente seca y deshidratada. Sus propiedades antibacterianas también son ideales para tratar y prevenir el acné. Por otro lado, el ácido láctico y el zinc contenidos en el yogur son muy efectivos en el proceso de aliviar la irritación que se produce en pieles sensibles al contacto con algunas texturas o el enrojecimiento que se produce con la exposición al sol.

Se recomienda elegir siempre yogures sin azúcar y sin sabor, que no hayan sido pasteurizados y que por lo tanto contengan cultivos vivos. Lo ideal es optar por un yogur griego de buena calidad para que se pueda lograr una hidratación completa. También, para lograr aún más brillo, se puede agregar a la mascarilla una cucharada de miel. Se debe aplicar la preparación por todo el rostro limpio usando los dedos, dejar actuar por lo menos por 20 minutos y retirar con agua tibia. 

Foto: Archivo / CHIC!

Para preparar la mascarilla, simplemente hay que tomar un huevo, separar la yema y batir un poco las claras hasta que tengan una consistencia espumosa. Foto: Archivo / CHIC!

3. De claras de huevo

La mascarilla de claras de huevo es uno de los productos naturales con más beneficios y prácticamente inmediatos para la piel, en el rostro sobre todo. Esto es porque los minerales y vitaminas que contienen las claras ayudan a que la piel se contraiga, logrando así que los poros "abiertos" (por la polución del aire, el maquillaje o la grasa) se cierren, y le otorguen a la piel un aspecto más firme y tonificado.

En primer lugar, esta mascarilla es una excelente medida de prevención para el acné y los puntos negros, por lo que se recomienda aplicarla en las zonas grasas de la cara, como pueden ser la nariz, los pómulos o la frente. También es recomendada para párpados cansados o bolsas en los ojos, sólo que para ello debería aplicarse suavemente con un hisopo en la zona.


Para preparar la mascarilla, simplemente hay que tomar un huevo, separar la yema y batir un poco las claras hasta que tengan una consistencia espumosa. Luego se aplica sobre el rostro -se recomienda también poner sobre la mezcla pedazos de papel higiénico-, se deja reposar por 15 minutos y se enjuaga con agua tibia.

4. De mayonesa

A simple vista, se podría pensar que la mayonesa es el peor enemigo para la piel porque al ser tan grasa, su consumo puede producir o empeorar el acné. Sin embargo, este aderezo se produce con todos ingredientes que son ideales para el cuidado, limpieza e hidratación de la piel: aceite y huevos, que tratan la piel seca, y vinagre, que es bueno para una limpieza profunda y eliminación de células muertas. Se trata de una perfecta mascarilla casera.

Para este tratamiento se recomienda usar mayonesa casera y aplicarla directamente en cara y cuello con los dedos, dejarla reposar por 15 o 20 minutos y luego retirarla con agua tibia. 

5. Tónico de vinagre de manzana

El vinagre de manzana es muy alabado por sus propiedades curativas. Desde aliviar el dolor de garganta a ser un efectivo enjuague de cabello, sus componentes son más que beneficiosos. Su alto contenido de potasio, calcio y vitaminas A, B1, B2, B6, C y E convierte al clásico vinagre de manzana en un tónico perfecto para la piel.

Sus alfa-hidroxiácidos son el aliado perfecto para reducir daños visibles en el rostro, ya que eliminan rápidamente las manchas que se producen por la edad o el acné. Además, sus componentes eliminan fácilmente el exceso de grasa o sebo del rostro equilibrando los niveles de pH, por lo que evita que se desarrollen granos, y lleva a que la piel respire correctamente. Tanto esta como las otras mascarillas beneficiosas para quienes sufren de acné, también pueden aplicarse en zonas como el cuello o la espalda.

No se aconseja aplicarlo directamente sobre el rostro ya que puede ser agresivo y causar reacciones alérgicas, por lo que es importante diluir sólo una cucharadita de vinagre de manzana en una taza de agua y aplicarlo con un paño o algodón sobre la piel limpia. Después de unos minutos se puede enjuagar la cara y humectar normalmente. Para aquellos que tengan la piel acostumbrada a este tónico, también se puede usar antes de dormir y dejarlo secar hasta el otro día. 

6. Aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los hidratantes naturales más efectivos que existen. Usado habitualmente para tratar las uñas frágiles y quebradizas o el cabello dañado, en la piel cumple el mismo efecto, ya que potencia la hidratación y combate la resequedad.

Debido a sus ácidos grasos naturales, sus antioxidantes y a su aporte de vitaminas E y K, el aceite de oliva es una excelente alternativa para luchar contra el envejecimiento prematuro de la piel, porque preserva su elasticidad natural.

Con cinco cucharadas de aceite de oliva en un poco de agua tibia alcanza para humectar profundamente la piel, no sólo del rostro sino de todo el cuerpo y reparar del daño que causan el viento y el sol de la playa, por ejemplo. Además, es un excelente removedor de maquillaje. 

7. De miel

La riqueza vitamínica y las enzimas naturales que contiene la miel, convierten a este alimento natural en una sustancia perfecta para cuidar y embellecer la piel. Las enzimas ofrecen una importante acción limpiadora, importante para eliminar toxinas.

Además, su contenido rico en azúcares con sustancias como la fructosa, la glucosa y los ácidos alfa-hidróxidos, permite realizar una buena exfoliación que ayuda a regenerar las células muertas para dejar la piel revitalizada y suave sin resecarla en absoluto. La miel, al contener peróxido de hidrógeno, es efectiva también en el tratamiento de pieles acneicas, ya que evita que se propaguen las bacterias.

Después de limpiar bien el cutis, se debe aplicar una cucharada pequeña de miel suavemente con los dedos, directamente en la piel. Luego se deja actuar entre 10 y 15 minutos y se retira con agua tibia. Es recomendable lavar después con agua bien fría para que los poros se cierren y la piel quede radiante.