Piky Zubieta, María Eugenia Donoso y Laura Agudelo, de izquierda a derecha. Foto: Diego Betancourt

De izquierda a derecha: Piky Zubieta, María Eugenia Donoso y Laura Agudelo. Foto: Diego Betancourt

Tres latinas trabajan por la moda de talla grande

Ana Alvarado. 
Redactora (I)
[email protected]

Piky Zubieta, María Eugenia Donoso y Laura Agudelo se reunieron por primera vez en Colombiamoda, que se realizó a finales de julio en Medellín.

Cada una, desde sus países de origen (Panamá, Ecuador y Colombia), ha levantado proyectos en torno al positivismo corporal, con enfoque en las mujeres de talla grande.

Agudelo es una de las pioneras en este tema. Es relacionadora pública y, hace siete años, lanzó el blog La pesada de moda. Este es un espacio que nació por la necesidad de mostrar ropa para mujeres gordas y que quieren proyectar su figura con diseños a la moda.

La bloguera colombiana contó, vía Skype, que el mercado de talla grande nunca ha estado descuidado en su país. Sin embargo, la ropa para este segmento suele ser oscura y de cortes rectos, que esconden a la persona bajo telas.

“Mi blog no es una apología a la gordura. No incito a que tengan hábitos poco saludables”, Laura Agudelo del blog La pesada de moda

“Mi blog no es una apología a la gordura. No incito a que tengan hábitos poco saludables”, Laura Agudelo del blog La pesada de moda


El trabajo de Agudelo creció en popularidad, hasta ser considerada influyente por revistas como Semana. Tiene 95 000 seguidores en Twitter y 10 000 en Instagram, pero su impacto trasciende lo digital.

“Gracias a ti dejé de pelear con Dios, porque yo peleaba no porque me había dado el cáncer, sino porque me volví gorda”, son las palabras que Agudelo recuerda de un e-mail que recibió hace cinco años.

La creadora de La pesada de moda asegura que su blog no es una apología a la gordura. De hecho, Agudelo es parte de un grupo llamado Go Pesaditas Go, que convoca a mujeres con sobrepeso de Bogotá los domingos a las 07:00 para hacer ejercicio. Ya han participado en carreras de 3, 5 y 10 km.

En Panamá, el contexto es similar. Zubieta dice que hasta hace unos cuatro años, las mujeres de talla grande estaban condenadas a vestirse con ropa fea. La influencia de Estados Unidos también ha calado en el mercado de la ropa ‘plus size’ y ahora hay más opciones.

“Autodeno­minarse ‘curvy’ es el primer paso para empezar a hacer las paces contigo misma”, Piky Zubieta, presentadora panameña de tv.

“Autodeno­minarse ‘curvy’ es el primer paso para empezar a hacer las paces contigo misma”, Piky Zubieta, presentadora panameña de tv.


Zubieta comparte desde hace tres años en sus redes lo que una mujer gorda enfrenta a diario: críticas, escasez de ropa para hacer ejercicio o para otras ocasiones, entre otros.

Esta catarsis, como Zubieta la llama, superó su círculo de amigos virtuales. Las historias que Zubieta publicó se filmaron y transmitieron en ‘La Cáscara’, un programa panameño que lleva 21 años al aire. Estos relatos también están en la cuenta de YouTube Entre Libras. Además, dirige el segmento ‘Tus Curvas’, de un matinal de televisión, y es parte de la revista Actitud Plus.

A través de estos medios, Zubieta comparte consejos sobre un buen estilo de vida: habla de recetas, ejercicios y cómo usar ropa bonita sin sacrificar la comodidad.

“Los calificativos para nosotras siempre son negativos. Por primera vez se ha encontrado un calificativo positivo: ‘curvy’, con el que te identificas y no te sientes mal. Autodenominarse ‘curvy’ es el primer paso para hacer las paces contigo misma”, dice la presentadora panameña.

“No puedo entender que en un mundo tan diverso, existan paradigmas estéticos tan rígidos”, María Eugenia Donoso, empresaria quiteña.

“No puedo entender que en un mundo tan diverso, existan paradigmas estéticos tan rígidos”, María Eugenia Donoso, empresaria quiteña.


En Ecuador, la representante de la moda de talla grande es María Eugenia Donoso, la creadora de Plus Trends Company. Esta empresa tiene dos divisiones principales: producción de moda y cursos de modelaje para mujeres ‘plus’.

Su empresa nació pues este segmento estaba descuidado en Ecuador, pero el principal objetivo de Donoso es llegar con un mensaje de positivismo corporal.

Explica que usualmente el público asume que las personas con libras de más son perezosas y glotonas. Pero no siempre es así, pues existen otros factores que afectan como el genético, por ejemplo.

La empresaria quiteña asegura que la industria de la belleza responde a un sistema que lucra de generar inseguridad en el consumidor.

Por ello se ha sumado al movimiento del positivismo corporal, que invita a las mujeres a aceptar y amar su cuerpo y a recuperar la autoestima para trabajar en mejores versiones de sí mismas.