¿Quién tiene miedo a volar en avión? ¿Quién no tiene miedo? ¿Cuáles son las sensaciones que el ser humano experimenta cuando una aeronave despega, cuando se estabiliza a 10 000 pies de altura o cuando se alista a aterrizar? Este blog hablará sobre esos temas, pero también abordará las innovaciones en la industria aeronáutica, los negocios protagonizados por aerolíneas, la infraestructura aeroportuaria... Comentarios y críticas a @pedromal

Los efectos de la llegada de JetBlue al Ecuador

COMPARTIR
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 87

Tras más de dos años de negociaciones, la aerolínea estadounidense JetBlue inicia sus operaciones en cielos ecuatorianos a partir de este 25 de febrero de 2016. La compañía cubrirá la ruta entre Quito y Fort Lauderdale, ciudad ubicada en el estado de Florida y en donde esta aerolínea tiene su base de operaciones.

La expectativa es grande y los efectos ya se empiezan a sentir. El primero es que la aerolínea ecuatoriana Tame dejó de volar en la ruta Quito-Fort Lauderdale, que se inauguró en octubre del 2014; es decir, que duró un año y cuatro meses. La operación de la aerolínea estatal en la ruta citada finalizó el pasado 21 de febrero.

Un segundo efecto está en la competencia con otras aerolíneas que, si bien no vuelan a Fort Lauderdale, sí lo hacen hacia Miami, que está a unos 45 minutos por tierra. Allí, compañías como Lan o American Airlines, por ejemplo, tendrán competencia directa a la hora de sumar pasajeros que buscan el sol, las playas y las distracciones de la Florida. Precisamente, Lan oferta en estos días pasajes desde Quito a Miami por USD 445.

Según datos de Despegar.com, en el 2015 la tarifa promedio entre Quito y Fort Lauderdale bordeaba los USD 600, ahora el valor del pasaje puede estar en alrededor de USD 330. Estos valores le ponen más sabor a la competencia en los cielos de Ecuador y Florida.

No olvidemos que EE.UU. es uno de los destinos preferidos de los ecuatorianos que toman vacaciones en el extranjero. Cifras de la Dirección de Aviación Civil muestran que en el 2014 más de un millón de pasajeros viajaron desde y hacia EE.UU. Esa cifra representó casi el 25% de pasajeros movilizados ese año.

Y un tercer efecto es la gama de opciones que se le abre al ecuatoriano para volar dentro de EE.UU. o hacia  El Caribe con tarifas bastante favorables para el bolsillo. Hoy el ecuatoriano puede llegar en un vuelo directo a contadas ciudades de EE.UU.: Miami, Nueva York, Atlanta y Houston. En cualquiera de esas metrópolis el viajero está obligado a realizar conexiones a precios de aerolíneas tradicionales.

Ahora, desde Fort Lauderdale, el ecuatoriano podrá volar, tras una escala de dos a tres horas según el caso, a destinos como Los Ángeles, Austin, Boston, Washington… El valor agregado es el precio de los pasajes y la conexión directa desde Fort Lauderdale, desde donde la aerolínea vuela a 40 ciudades en EE.UU y América Latina: a Washington DC, por ejemplo, un pasaje oscila entre USD 600 y USD 800.

En resumen, el ecuatoriano tendrá más opciones para volar a EE.UU. y la competencia obligará a que las aerolíneas, en general, sean más eficientes y eleven sus estándares de servicio. Al final, con o sin crisis, lo viajado nadie nos quita.