2 de septiembre de 2018 00:00

Días de perros en el verano europeo

La salida del Reino Unido es uno de los temas que cuestionan a la Unión Europea. Foto: AFP

La salida del Reino Unido es uno de los temas que cuestionan a la Unión Europea. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Ana Palacio (O)
Exministra de Asuntos
Exteriores de España.
Project Syndicate.

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Agosto es siempre un buen momento para hacer un balance. Entre la prisa de la actividad de verano y el comienzo del nuevo “año escolar”, la tregua de este mes ofrece un momento para reflexionar sobre dónde están los asuntos en Europa y hacia dónde se dirigen.

La Unión Europea (UE) y su sede en Bruselas no son una excepción, particularmente antes de un año de transiciones. Pero en medio de las especulaciones sobre los próximos desafíos y cambios, el único nombramiento nuevo que podría hacer o deshacer a la UE en los próximos cinco años, el del presidente del Consejo Europeo, ha sido completamente ignorado.

La atención de Europa ha sido entrenada en tres temas que plantean una amenaza clara e inminente: el Brexit, la migración y el creciente nacionalismo, que en países como Polonia alimenta una creciente resistencia a la UE y al estado de derecho.

Cómo se manejan estos problemas afectará el futuro y la funcionalidad de la UE. Esto es particularmente cierto para el Brexit. A pesar de la tristeza y la ruina que se cierne sobre las negociaciones, parece que ambas partes ganarán tiempo con un acuerdo transitorio que creará espacio para un acuerdo permanente.

En cualquier caso, abordar estos y otros desafíos exigirá la implementación sostenida de políticas inteligentes y prospectivas, llevadas a cabo por las instituciones centrales de la UE: el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo. Sin embargo, después de un período de cinco años de fragmentación política sin precedentes en la UE, las perspectivas para la funcionalidad de estas instituciones parecen sombrías.

Comencemos con el Parlamento Europeo, que en los primeros días de la integración europea fue marginado, impotente y pasado por alto, un lugar para los herederos y los que nunca lo hicieron. Pero durante la última década y media, el Parlamento ha trabajado duro para asegurar más
poder, abriéndose paso en el proceso legislativo formal, asegurándose la autoridad de supervisión e incluso insertándose en el proceso de selección del presidente de la Comisión Europea.

Pero la forma en que el Parlamento Europeo ejerce su nuevo poder puede estar a punto de cambiar, tras las próximas elecciones en toda la UE en junio del 2019. Hasta ahora, los partidos pro centroeuropeos tradicionales de centroderecha y centroizquierda lo han dominado, con partidos más extremistas nunca tirando realmente a la institución lejos de su centro de gravedad.

Sin embargo, desde las últimas elecciones europeas, la política del continente ha experimentado una profunda transformación, con 41 nuevos partidos obteniendo escaños en los parlamentos nacionales desde el 2014. Es casi seguro que el Parlamento Europeo se fragmentará significativamente, un desarrollo consecuente, dado el poder recientemente acumulado.

La misma fragmentación se establece también para debilitar a la Comisión Europea, y los comisarios de al menos cuatro países -la República Checa, Grecia, Italia y Polonia- serán nombrados dentro de un año por los partidos gobernantes de países Euroescépticos. Las especulaciones sobre quién sucederá al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya empezaron; finalmente, sin embargo, la respuesta probablemente hará poca diferencia.

La irresponsable “comisión de última oportunidad” de Juncker será sustituida por una “comisión de próxima oportunidad”, que puede quedar aún más lejos de la marca. Después de todo, desde que estalló la crisis financiera mundial en el 2008, se ha hecho evidente que el poder real en la UE no radica en los ámbitos transnacionales de la Comisión sino en los corredores intergubernamentales del Consejo Europeo.

Esta tendencia se destaca por el deseo del Gobierno alemán de poner un alemán -tal vez el ministro de economía Peter Altmaier o la de defensa Ursula von der Leyen- a cargo de la comisión, para poner a la institución más cercana a Berlín.

Cuando se trata del Consejo, la perspectiva también es desa­lentadora. Los líderes nacionales que lo supervisan carecen de la visión, el compromiso o la fortaleza para establecer la dirección del proyecto europeo. Ángela Merkel, canciller de Alemania, la principal potencia de Europa durante los últimos 10 años, se ha debilitado.

El presidente francés Emmanuel Macron ha perdido impulso. El Reino Unido está a punto de desaparecer. Italia, Polonia y Hungría son abiertamente escépticos de Europa. España tiene un gobierno minoritario no electo, y los Países Bajos están paralizados por la oposición de derecha.

En resumen, ninguna de las instituciones de la UE parece estar en condiciones de responder a los graves desafíos que enfrentan. Esto nos lleva a una de las incorporaciones más recientes a la estructura de la UE, creada por el Tratado de Lisboa: el presidente del Consejo Europeo.

La importancia del presidente del Consejo Europeo a menudo se pasa por alto. Pero como el primer titular del cargo, Herman Van Rompuy, demostró cuando ocupó el cargo, puede ser parte integral del progreso. Durante la crisis del euro, Van Rompuy, trabajando en gran medida entre bastidores, reunió apoyo para las ­medidas necesarias entre los Estados miembros y las tres instituciones fundamentales de la UE.

No todos pueden soportar el peso de la posición. Un presidente del Consejo Europeo eficaz debe tener un temperamento que le permita mover a un grupo diverso de personas poderosas hacia resultados mutuamente beneficiosos, todo ello sin llamar la atención. El sucesor de alto perfil de Van Rompuy, Donald Tusk, es un buen contraejemplo.

El presidente correcto del Consejo Europeo puede actuar como un timón para todo el proyecto europeo. Pero el equivocado dejará a la UE sin dirección en un momento en que se necesita con urgencia una acción unida. Prevenir ese resultado debería ser una prioridad para los líderes de Europa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)