Reforma exonera de tributos a las firmas importadoras
La industria carrocera del país no logra reactivarse
Los detenidos por tráfico de drogas aumentaron este año
La Vuelta al Ecuador recorrerá ocho provincias
Ómicron dilata el fin de la pandemia  
Miles ‘queman al diablo’ pese a los ries…
Juez niega pedido de libertad a la expresidenta Áñez
Unos 600 migrante llegaron a Puebla en la caravana

Ministra Romo reiteró que las pruebas rápidas no pueden venderse libremente, no precisó cuántos test hay en el país

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, en cadena nacional la mañana de este miércoles 15 de abril de 2020. Foto: Captura

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, en cadena nacional la mañana de este miércoles 15 de abril de 2020. Foto: Captura

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, en cadena nacional la mañana de este miércoles 15 de abril de 2020. Foto: Captura

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, ratificó este miércoles 15 de abril del 2020 que las pruebas rápidas que han llegado al país no pueden ser de libre acceso para que cada persona se las realice. “Tiene que haber una conducción de cuáles son los grupos de personas que accedan a estas prueba; la prioridad es para quienes trabajan en primera línea de la emergencia”.

El personal de la salud y de primera línea tiene prioridad para las pruebas –dijo Romo– y otra vez explicó que es distinto el uso y la utilidad que tienen las pruebas rápidas y las de PCR. “La una es diagnóstica, para saber quién tiene la enfermedad y debe aislarse y las otras son para saber quién ha desarrollado ya algún tipo de anticuerpo frente al virus y por lo tanto puede regresar a trabajar”.

Por esa razón, otra vez, como desde hace dos semanas lo dijo el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, reiteró que en el país las pruebas rápidas se usarán para el regreso a las actividades de médicos, policías, militares y otros de primera línea que ya estuvieron expuestos al virus. “No son para el aislamiento. Por hoy el aislamiento es la receta para todos, más allá de que nos hayamos hecho una prueba o no”.

Romo enfatizó que cada tipo de prueba da resultados muy distintos. “Según un tipo de prueba tengo que aislarme, según el otro estoy lista para empezar a trabajar y por eso debo dejar el aislamiento. Por eso es muy delicado que se oferten pruebas por fuera del sistema de salud, con una mala lectura de los resultados. Esto nos puede generar una falsa sensación de confianza o al contrario una sensación de que si doy positivo en ese tipo de pruebas tengo que ir al sistema de emergencias y puedo saturar los hospitales nuevamente”.

Eso dijo consultada por este Diario sobre controles a la venta libre de estas pruebas a través de redes sociales. Sin embargo, por segunda ocasión, no respondió dónde están las 200 000 pruebas que el Ministro de Salud dijo el 6 de abril que ya estaban en Ecuador. Tampoco pudo detallar cuántas de esas serán aplicadas al personal de salud, que fue la pregunta original. Pese a que en la rueda de prensa virtual se usó la plataforma Zoom, para el contacto con periodistas, no hubo oportunidad de hacer repreguntas.

También dijo que hay crecimiento de las ofertas de medicinas o tratamientos alternativos que curan el covid-19. “El coronavirus en el mundo entero todavía no tiene una cura. Hay atención médica, supervisión médica hay tratamientos recomendados que los tiene que dar un médico luego de la valoración en cada caso. No crean la información que circula que dice que el COE ha autorizado medicamentos. El COE no autoriza medicamentos. No crean información de que hay medicinas milagrosas para tratar el virus, es un virus que conocemos poco en el mundo y necesita la valoración de un médico”.

Sobre el equipo recién instalado en el Inspi de Guayaquil, el Cobas 6800, Romo dijo que tomó algunos días calibrarlo y capacitar al personal. “Esperamos que esas pruebas no solamente se tomen con mayor velocidad sino que los resultados nos los den con mayor velocidad”.

La ministra señaló que las 200 000 pruebas que se anunció que llegarían al país están llegando por etapas. “La primera parte llegó y fueron distribuidas a los laboratorios del Inspi en Quito, Guayaquil y Cuenca y estamos trabajando para entregarlas directamente a varios laboratorios Inspi en Quito, Guayaquil y Cuenca  de universidades pero para eso se necesita acreditarlos y capacitar a las personas que van a hacer la toma de las muestras”. Pero no supo precisar cuántas han llegado hasta ahora.

Romo también habló sobre el personal administrativo del sistema de salud. Dijo que la mayoría de trabajadores querían acogerse mayoritariamente al teletrabajo. “El problema es que si ellos se acogen al teletrabajo no hay todos los datos, la información disponible, las adquisiciones. Hay mucho que tiene que ver con la atención de salud que no es solamente médicos, enfermeros, auxiliares, sino también poner a funcionar toda la parte administrativa”.

Por eso –dijo– el COE intervino para que el Ministerio de Salud pueda exigir a sus trabajadores administrativos que retomen los puestos de forma presencial. “El teletrabajo debe seguir siendo la opción para las personas que por su condición de salud se encuentran expuestas mayormente a los riesgos de un contagio de covid-19”.

Ni el Ministro de Salud supo dar el dato actualizado de los trabajadores de hospitales y médicos contagiados hasta este miércoles 15, en Radio Quito. Repitió la cifra de 417, dada días atrás.

En el sector médico –señaló Romo– se están haciendo contrataciones adicionales. “Si hay o no suficientes médicos dependerá de la cantidad de contagios. En los días donde tuvimos la mayor demanda en Guayaquil necesitábamos más médicos. En este momento hay personal para la atención en hospitales. Si pretendemos que se hagan brigadas y los médicos empiecen a salir a la calle nos quedamos sin los suficientes. Hay que hacer una organización apropiada para que los médicos y especialistas estén en los hospitales”.

El triaje está a cargo de médicos pero también de otro personal de salud, dijo la Ministra de Gobierno. Ellos hacen la verificación de síntomas, para que los médicos puedan concentrarse en la atención hospitalaria.

Romo también se refirió a la salud mental. Dijo que no solo es un tema a trabajar con el personal de primera línea. “Seguramente con el personal de salud son días muy duros, al igual que para la Policía y el equipo de criminalística, encargado del manejo de cuerpos, para quienes atienden a las familias. Y para la población en general empieza a ser una preocupación, por ejemplo, la violencia intrafamiliar, las implicaciones de la incertidumbre, la preocupación, el encierro”.

Una de las opciones en la línea 171 –precisó la Ministra– es para atención psicológica en general. “Esta línea está activada gracias a la colaboración de 800 profesionales y estudiantes de psicología de 17 universidades del país”.

Romo hizo un pedido especial a las prefecturas del país para poner atención a los temas de vialidad. “Las fuertes lluvias que se dan en distintas provincias empiezan a afectar en algunas vías. Es importante que los servicios no se interrumpan. Los servicios de emergencia vial están autorizados y hay que hacerlo para que aseguremos que carreteras se mantengan listas para que se muevan alimentos, medicinas, insumos médicos y sectores estratégicos”.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias

Medidas de protección

Mapa de infectados

Glosario

Suplementos digitales