El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

Casos de covid-19 continúan a la baja en Ecuador, según Salud

Hasta el 26 de enero del 2022 se notificaron 6 985 nuevos contagios de covid-19 en al cuarta semana de enero. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La tendencia a la baja de los casos de covid-19 en Ecuador se mantiene en la cuarta semana epidemiológica, según las autoridades de Salud.

En un nuevo informe presentado el 26 de enero del 2022 en Guayaquil, la ministra de Salud, Ximena Garzón, dijo que entre la semana dos y tres hay una disminución en la incidencia de casos confirmados con PCR positivo de aproximadamente 4 000 contagios. La funcionaria aclaró que esta cifra puede variar ya que el sistema se alimenta paulatinamente de la información de laboratorios y unidades de salud.

Hasta el 26 de enero, señaló Garzón, se habían notificado 6 985 nuevos contagios, cifra que también se va ajustando. Según el informe del Ministerio, en la semana dos se registraron 47 719 casos y en la tercera 43 805.

“Existe una tendencia a la baja y esperemos que en las próximas semanas sea aún más clara”, aseguró.

Esta disminución, indica la Ministra, también se refleja en la atención de casos confirmados en los sistemas de salud tanto públicos como privados que se ha reducido en unos 14 000, entre la segunda y tercera semana.

¿A qué se debe la variación en pocos días?

La funcionaria explicó que se trata de un brote epidémico distinto al de los dos años de la pandemia.

Ómicron, que es la dominante en el país, tiene una historia natural de la enfermedad que es mucho más rápida que otras variantes como la Delta, cuyo ciclo iba aproximadamente entre siete y 10 días y la de Ómicron es más corto, entre tres y cinco días.

“El perfil va cambiando con esa rapidez”, mencionó Garzón y agregó que el impacto que ha causado la vacunación hace que los casos se vayan recuperando con mayor rapidez.

El descenso de casos se ha visto en los estratos de edad de 5 a 9, de 10 a 14, de 15 a 19 y de 20. La Secretaria de Estado mencionó que los grupos de mayor edad siguen siendo los más sensibles.

Cifras de fallecidos

En la mortalidad también hay un leve descenso. Según los datos epidemiológicos del Ministerio de Salud, en la semana dos se registraron 83 muertes confirmadas y otras 17 probables por el virus, en la semana tres la cifra fue de 81 y 7, y en lo que va de la cuarta se registran 16.

Para la especialista en salud pública, Inty Quevedo, esta tendencia a la baja tras los picos de contagios por Ómicron se ha visto en países como Sudáfrica o Reino Unido después de aproximadamente tres o cuatro semanas.

Quevedo menciona que la duración de un determinado tiempo es un comportamiento normal en los brotes, lo que no significa que sea un descenso inmediato al tratarse de un gran número de infectados que reciben de distintas maneras la enfermedad.

Para la especialista, es importante que esta tendencia se mantenga. Sin embargo, ve como un riesgo que se liberen medidas porque se envía un mensaje incorrecto a la población y se disminuye la percepción de riesgo. La situación provoca que el descenso sea más lento y los hospitales continúen bajo presión.

Ocupación hospitalaria

Según la Ministra de Salud, la cantidad de ocupación en camas de hospitalización está disminuyendo, como era lo esperado con Ómicron. Aseguró que los casos se resuelven más rápido y se descongestionan de igual forma.

No obstante, dijo, al existir todavía la variante Delta en el país, por ejemplo, las camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) se desocuparán en 15 días y aseguró que el sistema de salud no se ha desbordado por lo que todavía hay la capacidad para atender a pacientes en todos los subsistemas.

Con los datos hasta el 26 de enero, en el sistema público hay una ocupación del 73% en hospitalización, con 676 camas con pacientes covid-19. En cuidados intermedios la ocupación es del 65%, de 78 espacios asignados, 51 están ocupados. Mientras en UCI, de 274 camas, 222 se encuentran con pacientes, es decir el 81%.

En la red pública integral de salud, conformada por el Seguro Social, Fuerzas Armadas y Policía Nacional, la ocupación en hospitalización es del 73%, en cuidados intermedios es del 79% y en UCI es del 83%.

En este sistema hay ocho pacientes en espera para hospitalización, dos en cuidados intermedios y 46 en UCI.

Mientras que en la red privada complementaria la ocupación en hospitalización es del 76%, en cuidados intermedios es del 64% y en UCI es del 68%. Aquí hay dos pacientes en lista de espera, indicó Garzón.

En comparación con las cifras del pasado 18 de enero, la ocupación en dos áreas se ha incrementado. En sanatorios públicos y de la red pública integral de salud, la cifra de espacios ocupados en hospitalización era del 58% y en la red privada del 55%. Mientras que en cuidados intermedios fue del 61% y 60%, respectivamente.

En UCI la ocupación se ubicó en 81% en hospitales públicos y de la red integral y 82% en la red privada.