El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

Especialistas piden no relajar medidas ante un nuevo feriado

El feriado de Carnaval es uno de los más largos del 2022. Foto: archivo / EL COMERCIO

En cuatro semanas, Ecuador vivirá unos de los feriados más largos del 2022. El asueto por Carnaval será el lunes 28 de febrero y martes 1 de marzo, días que se suman al fin de semana del 26 y 27 de febrero. Las consecuencias en materia sanitaria serán palpables.

Para incentivar la economía y el turismo en los cuatro días, el presidente Guillermo Lasso anunció ayer, 25 de enero, que el IVA se reducirá del 12% al 8%.

Este anuncio se da en medio de una situación epidemiológica complicada, señala el infectólogo Byron Núñez, porque al no tener buena data sobre el covid-19 frente a una alta transmisión del virus, cualquier decisión es peligrosa.

En el informe del pasado 22 de enero sobre la situación de la pandemia, la ministra de Salud, Ximena Garzón, dijo que los casos de covid-19 pasaron de 47 053 en la semana epidemiológica 2 a 37 180 en la semana 3, cerca de 10 000 contagios menos.

La Ministra aseguró que esa tendencia a la baja de casos se verá en las próximas semanas.

En ese contexto, el semáforo epidemiológico cambió respecto a la semana del 17 de enero en donde 193 de 221 cantones se encontraban en rojo. Ahora, 29 están en color verde, 179 en amarillo y 13 se mantienen en alerta máxima.

Para Núñez, uno de los factores que incidió en el incremento de casos, incluso un récord de infecciones en la semana 2, fueron los feriados por Navidad y Año Nuevo. “Las reuniones, el turismo y los viajes son un riesgo cuando hay una circulación comunitaria de Ómicron”, menciona.

El epidemiólogo Daniel Simancas también señala que la situación epidemiológica del país es compleja porque hay un incremento de casos y existe una presión sobre el sistema sanitario.

Para el especialista, mientras esos indicadores no disminuyan, no se pueden tomar medidas anticipadas y apresuradas ya que provocaría una relajación en la población y se promoverían las aglomeraciones.

“Las consecuencias se verán dos semanas después del feriado con más presión sobre el sistema sanitario, con más casos, probablemente un repunte de contagios y con nuestros médicos que están realmente exhaustos, afectados su salud mental, sin estabilidad”, agrega Simancas.

Víctor Álvarez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, coincide en que Ecuador atraviesa por una etapa complicada de la pandemia. Señala que, si bien existen perspectivas de que en una o dos semanas se alcance una meseta, la variante Ómicron se va a mantener y no hay que relajarse.

Para Álvarez, el feriado tiene que ser regulado por las autoridades para evitar nuevamente un incremento de casos. Recalca, además, que es necesario reactivar la economía pero también es importante mantener un proceso sanitario adecuado para que se sustente en una productividad con una población sana.

El Presidente del Colegio de Médicos recuerda que en esta pandemia todavía no se puede tener una visión clara del futuro porque no se sabe cómo se va a comportar y si, por ejemplo, aparecen nuevas variantes como la Ómicron.

Por eso, agrega, es fundamental mantener medidas de prevención y una de ellas es limitar todas aquellas actividades que sean un riesgo para la transmisibilidad del virus.

“Así lleguemos a la meseta, necesitamos mantener las medidas de bioseguridad y todas las acciones que eviten las aglomeraciones y el relajamiento de la población para no tener nuevos picos”, menciona.