17 de abril de 2019 00:00

Santiago Roldós: ‘Muégano cruza humor con biopolítica’

Entrevista a Santiago Roldós, actor, dramaturgo y codirector del teatro de grupo de Muégano Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

Entrevista a Santiago Roldós, actor, dramaturgo y codirector del teatro de grupo de Muégano Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Alexander García
Redactor
agarciav@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La biopolítica alude a la relación entre política y vida. Y es un concepto crucial en el teatro de grupo de Muégano, solo equiparable con la comedia que surge de la mofa ante la realidad (o ante la macropolítica) y de la reflexión ante lo que constituye la biografía de los propios actores. Esos son los ejes de un taller de escritura teatral que impartirá en Guayaquil el actor y dramaturgo Santiago Roldós, codirector del grupo.

¿De qué forma entienden en Muégano la política como detonante artístico?

Para mí, la palabra clave del teatro es la diversión; la diversión en un sentido provocador, en un sentido que coloca a la comedia y al sentido del humor en un lugar preponderante, tanto en el mundo de la política como algo amplio, como en nuestras relaciones, que también son políticas. La idea es hacer un énfasis en concepciones que hacen que el teatro salga del teatro, que no se quede solo en el espacio de la convención teatral. Y algo que está presente todo el tiempo en la dramaturgia mía es una suerte de ‘stand up’ maldito. En ‘Karaoke’, uno de mis primeros textos, hay incluso uno que se llama ‘stand up tragedy’.

¿Muégano subvierte el formato de comedia en vivo o monólogo cómico?

Sí, no aspiramos a ser comediantes en el sentido convencional, sino a incorporarlo a una investigación artística. Me gusta mucho el género de comedia ‘stand up’, siempre me ha parecido emocionante y hay cómicos que admiro muchísimo y que me nutren, pero para nosotros implica trabajar con ello de otra forma. Y la idea del taller es entrecruzar comedia y biopolítica.

¿Por qué cree que serían necesarias más obras así?

Si la analizas desde esa perspectiva, todo lo que se produce es político, hasta la obra de teatro más comercial. ‘Roma’, de Alfonso Cuarón, desde cierto punto de vista es una película fascista y progresista al mismo tiempo, se encuadra en ese tendencia muy hollywoo­dense que rechaza a Donald Trump, pero que produce a Trump. Trump procede de ese sistema del espectáculo, tiene incluso su propia estrella en el paseo de la fama de Los Ángeles. Entonces lo que hace falta es que veamos eso. Que leamos que aunque digamos que no, estamos haciendo política, estamos participando, muchas veces lo que pasa es que el teatro de entretenimiento -entre comillas- es el más fascista-progresista que existe.

La biopolítica propugna un control ideológico, también uno del cuerpo y con el cuerpo, según Foucault. ¿Cómo es eso?

Pienso por ejemplo en Julián Assange, que si lo ves saliendo de la Embajada es como un Moisés o un Noé. Él mismo se ha creado esta imagen de profeta, de loco, se cree un ungido. Y la izquierda intelectual trasnacional ve a Asange y dice es Jehová, somos testigos de Julián (se ríe a carcajadas). Tiene un séquito, Pamela Anderson está ahí metida. Parece un capítulo surrealista de ‘South Park’, solo que es real. Y (la serie animada estadounidense) ‘South Park’ es biopolítica.

¿El taller busca acercar a la gente a la forma de producción de Muégano?

Sí, tiene que ver con nuestra práctica, pero también nuestra práctica está siempre buscando cómo reinventarse. Creo que necesitamos auto interpelarnos y por eso nos abrimos un poco. Una parte que se ha interesado es público del espacio y gente de otros lugares y ambas cosas son interesantes. Un problema de la calidad de la comedia es poder reírte de ti mismo y por eso nos parece tan pertinente el ‘stand up comedy’. Cuando me cago de risa de Assange me estoy riendo de mí, de algunas posibilidades de mí, no puedo estar exento de esa mofa. Siento que es parecido con las formas de producción, porque a veces uno tiende a sacralizar lo que uno hace - y está bien en una dimensión, tomárselo muy en serio-, pero en otra no deja de ser un juego.

Hoja de vida

Santiago Roldós nació en Guayaquil en 1970. Es Codirector fundador de Muégano, grupo y espacio teatral de Guayaquil. Es autor de los libros ‘Lecturas para zombis suicidas’ (2006) y ‘Juguetes cerca de la violencia’ (2018). Mantiene abierta la convocatoria a un taller de escritura que se realizará los sábados desde este mes. Su trabajo puede seguirse en Facebook de Espacio Muégano Teatro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)