8 de septiembre de 2018 23:52

El QuitoFest 2018 cerró con el latin core de Thell Barrio

La agrupación mexicana Thell Barrio cerró la jornada de presentaciones en la decimosexta edición del QuitoFest. Foto: Fernando Criollo / EL COMERCIO

La agrupación mexicana Thell Barrio cerró la jornada de presentaciones en la decimosexta edición del QuitoFest. Foto: Fernando Criollo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 5
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 6
Fernando Criollo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con la presentación de Thell Barrio, el Festival Internacional de Música Independiente QuitoFest cerró su decimosexta edición, en el Parque de las Diversidades, en el sur de Quito, la noche de este sábado 8 de septiembre.

Con una bandera ecuatoriana amarrada al cuello, el vocalista conocido como ‘Gallero’ apareció en el escenario para ofrecer un espectáculo potente y dinámico, en el que no faltaron críticas a la crisis social y política en varios rincones del continente americano.

El sexteto mexicano que se formó en la colonia de Santa Margarita, en Jalisco, debutó en la escena musical en el 2005 y desde entonces ha ido puliendo un estilo propio marcado por la fusión del metal, hardcore y hip hop, con la introducción de percusiones latinas, del que surge el que ellos denominan como latin core. Los pañuelos y máscaras con las que los artistas cubren su rostro también se ha convertido en un distintivo de la banda.

Thell Barrio compartió una docena de temas entre los que sonaron La nueva era, El infierno, Mi verdadera familia, Latino, Arriba los puños, A toda madre, entre otras. La banda aprovechó su visita a Quito para presentar un adelanto de su nuevo material, con la canción MexAmérica. Gallero presentó el tema con una fuerte crítica al estado de estigmatización y discriminación que sufren sus compatriotas y los migrantes de otras nacionalidades en Estados Unidos, bajo el gobierno de Donald Trump.

El vocalista agradeció la invitación y destacó la organización del evento. “Nada de esto vale la pena sin la presencia de cada uno de ustedes”, subrayó Gallero, frente a un reducido público que respondió a la banda con aplausos y ‘mosh’.

Álvaro Ruiz, representante de la organización, dijo que esta nueva edición del QuitoFest no tuvo la convocatoria que se esperaba. De las 3 000 entradas disponibles, solo se vendieron 1 200. Según la organización para este año se convocó a 10 bandas, manteniendo un criterio de calidad interpretativa y diversidad en géneros, que se reflejó en la presentación de bandas como Ganjah Roots, Guardarraya, Total Death, La Vagancia o Movimiento Original (Chile).

Ruiz explicó que el traslado del festival al escenario del Parque de las Diversidades y la reducción a un día de concierto responde al manejo de presupuesto limitado, así como a la deuda que aún se mantiene con proveedores de la edición 2017. Pese a las limitaciones, el objetivo de la organización es mantener la continuidad del festival, que ahora busca abrirse espacio en nuevos escenarios.

El festival terminó sin contratiempos en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, que a decir de la organización es un reflejo de los prejuicios que se mantienen sobre el rock como género y el público que acude a este tipo de espectáculos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (4)