26 de septiembre de 2018 00:00

El pueblo Pasto revitaliza un ritual tradicional en Espejo

Los líderes de las comunas Pasto y autoridades del cantón participaron en esta ceremonia por el equinoccio. Foto: Cortesía Luis A. Revelo.

Los líderes de las comunas Pasto y autoridades del cantón participaron en esta ceremonia por el equinoccio. Foto: Cortesía Luis A. Revelo.

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
José Luis Rosales
Redactor (F-Contenido Intercultural)
jlrosales@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La figura de un sol Pasto, dibujada con papa, quinua, oca, melloco, camote y chocho, acompañó un ritual indígena que se realizó en El Ángel, Carchi.
La celebración, que se desarrolló el 21 de septiembre último, coincide con el equinoccio de invierno, explica Luis Ibarra, investigador de los vestigios de la cultura Pasto.

Este pueblo tuvo un territorio que se extendía entre el norte del actual Ecuador y sur de Colombia. Según el historiador, esta festividad resalta la relación del hombre con la naturaleza. 

Es por eso que los descendientes de este grupo ancestral diseñaron la figura del sol, que de acuerdo con su cosmovisión tiene ocho puntas.

Esta fecha se considera propicia para que los encargados de cuidar los páramos y áreas verdes rindan cuenta ante los caciques, como se califica a los líderes Pasto.

Como lo hacían sus ancestros, los hombres vistieron ropa tradicional: camisa blanca con hilos bordados de colores. También una especie de falda sujeta a la cintura con una faja. Mientras que en la cabeza llevaban un colorido sombrero cuya copa terminaba en punta.

Ibarra explica que las prendas se inspiraron en hallazgos arqueológicos que se han realizado en la región. Entre ellas están piezas de cerámica y piedras con jeroglíficos.

Según los antropólogos, el proceso evolutivo de esta cultura está dividido en tres fases: Negativo del Carchi, El Ángel y Cuasmal.

Varias de estas reliquias se guardan en el Museo Blas Ángel, ubicada en la capital del cantón Espejo. El nombre hace referencia a un antiguo líder de la región.

Varias de esas piezas han sido encontradas en sitios que llevan nombres Pasto como Pismacal, Puermal, Chabayán, Chillazón, Picuaquer.

Como lo hacen desde hace seis años en septiembre, la ceremonia se desarrolló junto al monumento del Milenio, ubicado en la entrada sur de la ciudad El Ángel.

Este ícono está compuesto por la figura de un guerrero que representa a Blas Ángel. También hay murales con trazados ancestrales y una botijuela. En esta última están grabados el sol y otras figuras de esta milenaria cultura.

Hasta el sitio llegaron autoridades cantonales, comunitarias y músicos que entonaron ritmos andinos con tambores y pingullos. Los caciques locales Hugo Quelal y Fabiola Paspuezán presidieron el acto.

También hubo danza en honor a la madre tierra y al agua que nace en los páramos de la región. Los bailes rituales estuvieron a cargo de 10 mujeres del grupo de danza que lleva el nombre del cacique.

“Cómo no vamos a agradecer a Blas Ángel. Gracias a él rescatamos la identidad”, explica Vinicio Guama, funcionario del Municipio de Espejo.
Tras la parte simbólica se hizo público el informe de labores de las personas e instituciones encargadas del cuidado ambiental.

Entre otros rindieron cuentas los representantes del Ministerio del Ambiente, Cuerpo de Bomberos y las comunidades La Libertad y Chabayán.

En el último año se lamentó que continúan los incendios forestales. Por ejemplo, se informó que se destruyeron 450 hectáreas de vegetación a escala cantonal.

Los dos deflagraciones de mayor magnitud se produjeron en una zona cercana a la represa Geovanny Calles y en el sector de la laguna de El Voladero, detalló Cristian Orozco, jefe del Cuerpo de Bomberos de la localidad.

“Nuestra misión es procurar que no haya atentados contra la naturaleza”. Además, señaló que con brigadas estudiantiles realizan mingas de limpieza de canales y alcantarillas, para evitar afectaciones. Cada año participan 80 estudiantes.

Hace cuatro años se desarrolló el primer Congreso Constitutivo de la gran Nación Pasto, con representante de Ecuador y Colombia. El objetivo es visibilizar a este pueblo como una cultura viva, se asegura.

Para ello, se recuperan actividades como la fiesta del equinoccio. Esta es la única que los Pasto celebran en el lado ecuatoriano. En Colombia, entre tanto, también festejan la Fiesta del Sol, en junio.

En la cita binacional igualmente se abordaron otros temas de interés para este grupo étnico, como educación, salud y planes de desarrollo comunitario para el fortalecimiento comunitario.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)