Ecuador participará en el Foro Económico Mundial de Davos
Jorge Glas regresa a la cárcel de Cotopaxi
36 internos serán trasladados de Cotopaxi a otras cá…
4 000 pequeños productores de banano recibirán una s…
Conductores son propensos al ‘bujiazo’ en medio del …
Agenda de eventos para este 21 y 22 de mayo en Guayaquil
Sublinaje del covid-19 de EE.UU. es identificado en …
Glas se entregó a la Policía en su casa

Cinco propuestas que llegan a las perchas

El escritor guayaquileño Leonardo Valencia es autor de ‘La Escalera de Bramante’. Foto: archivo / EL COMERCIO

El escritor guayaquileño Leonardo Valencia es autor de ‘La Escalera de Bramante’. Foto: archivo / EL COMERCIO

El escritor guayaquileño Leonardo Valencia es autor de ‘La Escalera de Bramante’. Foto: archivo / EL COMERCIO

La literatura ecuatoriana sigue en ebullición. Al reconocimiento internacional que mantienen escritoras como Mónica Ojeda, quien anunció la traducción al francés de su última novela, se suma la publicación de un puñado de libros de ficción y no ficción que ya están en la mira de los lectores de distintas latitudes.

Uno de ellos es ‘La escalera de Bramante’ del guayaquileño Leonardo Valencia. La novela, de más de 600 páginas, publicada por la editorial Seix Barral, fue presentada el jueves en la Feria del Libro de Bogotá, con un crítica favorable.

Esta novela entrelaza varias historias y paisajes ambientados en Europa y América Latina, entre ellas la de Landor, un pintor alemán y Abu y Laura dos artistas ecuatorianos.

A Landor le quedan pocos años de vida para concluir su gran ciclo de pinturas, con el que retorna, desde París y Barcelona, a su infancia destruida en la Segunda Guerra Mundial. Mientras que Abu, obsesionado por el color rojo, continúa en su deriva de joven artista errante mientras ayuda a su amigo Raúl, quien se destruye por el alcohol y la pérdida de la memoria.

Por su parte, Laura escapa de su entorno familiar para iniciar una vida de pesadilla entre Colombia, Ecuador y la selva amazónica, en la que todos terminarán implicados bajo la sombría vigilancia del enigmático Taltibio y sus espías, las troyanas.

‘VolcáNica’, de Sabrina Duque, ganadora de la Beca Michael Jacobs de crónica viajera 2018, es otra de las publicaciones que han aparecido en las últimas semanas. En el libro, la periodista ecuatoriana reúne 12 crónicas escritas en Nicaragua. Historias atravesadas por dos mundos: la relación que los nicaragüenses tienen con sus volcanes y los sucesos que se suscitaron al inicio de la lucha pacífica en contra de la dictadura de Daniel Ortega.

Otro de los libros que se presentó en la Feria del Libro de Bogotá es ‘Gabriel (a)’ de Raúl Vallejo, la novela con la que ganó el Premio Miguel Donoso Pareja, en el 2018. Esta obra cuenta la historia de Gabriela, una periodista transexual de Guayaquil que vive en Quito y que sueña con llevar una vida normal: ejercer su profesión, enamorarse, ser amada, sentirse a sus anchas en cualquier rincón del mundo que habita, a pesar del odio y el miedo con los que se enfrenta cada día.

Por su parte, la editorial independiente Festina Lente publicó ‘El nuevo Zaldumbide’, la novela más reciente de Salvador Izquierdo, una historia que cuenta el testimonio de un artista del cuerpo que se debate entre escribir su próximo proyecto de investigación artística para que sea aceptado por las instancias académicas; mientras sus lecturas y memorias lo llevan a declinar ese proyecto y alimentar lo que parecería ser un diario personal.

Lo próximo será la publicación, el 10 de mayo en la Terraza Urbana, de ‘Es lodo y es polvo y es humo y es nada, la antología de César Carrión editada por Ruido Blanco.