Falso cirujano se declara culpable de ‘estafas…
Jill Biden conoció programa educativo para migrantes…
Cuenca se movilizó por la paz y la seguridad
Construcción de nueva variante en la vía El Chaco &#…
¿Quién controla los precios de los productos en Ecuador?
Judicatura pide que juez Saquicela integre sala y de…
Viruela y viruela del mono, dos enfermedades con una…
200 términos técnicos en lengua de señas se presenta…

Los productores de Peguche hacen una feria cada viernes

En Peguche, Otavalo, el artesano Carlos Terán enseña a elaborar las fajas con un telar de cintura. Foto: cortesía Alberto Segovia/ Radio Ilumán.

En Peguche, Otavalo, el artesano Carlos Terán enseña a elaborar las fajas con un telar de cintura. Foto: cortesía Alberto Segovia/ Radio Ilumán.

En Peguche, Otavalo, el artesano Carlos Terán enseña a elaborar las fajas con un telar de cintura. Foto: cortesía Alberto Segovia/ Radio Ilumán.

El sonido monótono de los telares mecánicos escapa de los talleres ubicados en la calle Central de la comunidad de Peguche, en Otavalo. En la parte exterior de las viviendas se exhiben cada viernes los trabajos listos que cautivan a los visitantes.

Peguche tiene fama por la habilidad de sus artesanos tejedores que fabrican ponchos, sacos, tapices, cobijas, gorras, fajas, entre otros, utilizando lana de oveja y acrílico.  Los 80 tejedores idearon esta estrategia comercial denominada Feria Artesanal de Productores Peguche, que funciona desde el 6 de diciembre del 2019. Ahí expone todo su potencial textil. También, hay collares, aretes y pulseras.

No es la primera vez que los vecinos organizan esta vitrina. Durante dos ocasiones anteriores intentaron institucionalizar la feria. Esta vez se ajustaron detalles para dar sostenibilidad al proyecto.

Carlos Guaján, presidente del barrio Central, comenta que el objetivo de esta iniciativa es generar fuentes de trabajo y atraer a más visitantes. El dirigente explica que hay casos en que los jóvenes de la localidad ante la falta de oportunidades han optado por probar suerte en otras urbes del país como Quito, Guayaquil, Cuenca y Loja.

La calle Central fue rehabilitada el año pasado. En los 250 metros de longitud resalta el adoquín ornamental. La arteria tiene un solo carril de circulación y no cuenta con áreas de estacionamiento. Cada viernes, de 14:00 a 20:00, la vía es peatonizada, mientras se desarrolla la feria.

Es una muestra multicolor con la que buscan cautivar a visitantes y turistas. Se intenta convertir en una alternativa a la feria de la Plaza de Ponchos.

Lucía Picuasi, una de las productoras, se muestra optimista con la nueva propuesta. Esta mujer kichwa se especializa en la producción de ponchos y sacos, que son elaborados con hilos de acrílico, lana y algodón.

Picuasi heredó el oficio textil de sus padres y abuelos. Recuerda que José Lema Vega, patriarca de la familia, realizaba antes todo el proceso de la lana de oveja. Este incluye el trasquilado, lavado, tinturado e hilado. Después se desarrolla la etapa del urdido y se establece el diseñado con figuras.

Entre estas últimas se destaca un ícono que representa la silueta de un pez. Según la cosmovisión de los kichwa de Otavalo soñar con este animal acuático significa abundancia.

Picuasi reconoce que en la mayoría de los talleres la producción manufacturera ha sido sustituida por la maquinaria eléctrica. Pero asegura que desde la elaboración de la tela hasta el producto finalizado es desarrollado por los propios artesanos indígenas.

Incluso, se capacitaron para confeccionar cualquier tipo de diseño que solicite un cliente.

Los emprendimientos familiares resaltan en los talleres de la localidad. “Los artesanos comparten con su esposa e hijos el oficio de la producción”, comenta Picuasi.

Otro de los objetivos de la Feria Artesanal de Productores Peguche es comercializar directamente al consumidor. Por eso, aseguran que los artículos los ofrecen con precios módicos.

Esto les permite demostrar al público todo lo que esta parcialidad produce, comenta Humberto Lema, dueño de una microempresa. En este espacio hay cabida para los artesanos, que aún maniobran los telares de madera o de cintura.

Carlos Terán aprendió de su abuelo Manuel a fabricar estos artefactos. Produce fajas y cintas de colores que adornan el vestuario de la mujer indígena. El tejedor también enseña a las personas que deseen a elaborar toda clase de artesanía.

La exposición ha recibido la ayuda de entidades como la Junta Parroquial de Miguel Egas Cabezas, que aportó con material para su promoción. Han recibido el ofrecimiento de asistencia de la Jefatura Política de Otavalo y del Ministerio de la Producción.

Varias operadoras de turismo tienen entre sus itinerarios recorridos por talleres de artesanías e instrumentos musicales de Peguche.  La idea también es aprovechar ese mercado. Por eso, ahora analizan ampliar el horario de atención desde la mañana, para que esos grupos de viajeros puedan visitarles.

Los productores están conscientes que el posicionamiento de esta feria no es un proceso sencillo. Por ahora buscan formar una organización que les permita consolidar esta iniciativa.